Guerrilla: Tertulias terroristas de salón

“ Guerrilla “ creada, escrita y dirigida por John Ridley ( American Crime, 12 años de esclavitud) y con Idris Elba ( Luther) entre los actores del reparto, estaba llamada a ser uno de los acontecimientos del año televisivo.

En cambio, el resultado ha quedado bastante lejos de las expectativas que había despertado y sin ser una serie espantosa, para bastantes personas entre las que me podéis contar, ha sido una de las decepciones del año, teniendo en cuenta las personas involucradas en la misma.

La historia de un grupo de personas que pasan en los años setenta del activismo político a la clandestinidad y la radicalización terrorista empieza con bastante fuerza, para irse diluyendo con el paso de los episodios con un enfoque político y militante bastante discutible hasta finalizar en un marasmo creativo a años luz de la denuncia efectiva y durísima de “American Crime” del propio creador John Ridley.

Ficha: Guerrilla 6 50 min .  Abr 2017-. Idioma: Ingles/ español. Cadena: Sky ( UK) /Showtime (USA)/HBO ( E)

La trama :
Jas (Frieda Pinto) y Marcus  (Babou Ceesay) son una pareja de orígenes raciales diferentes, hindú ella, negro él, muy comprometida para luchar contra la discriminación  racial y social que sufren en la sociedad británica de principios de los años setenta.

El desencanto se apodera de ellos, cuando comprueban que la acción pacífica no les hace avanzar en el camino que desean y tras una manifestación por las libertades de los negros que acaba en tragedia por la represión de las fuerzas del orden, deciden dar un paso adelante y pasar a la lucha armada, para conseguir sus objetivos de lucha social.

“ Guerrilla ” nos muestra toda su evolución, así como la de su entorno y la de los policías encargados de luchar contra ellos.

Ya he comentado en el prologo, que la serie empieza de una forma vigorosa con una reunión de activistas negros para organizar una manifestación con nuestra pareja de militantes al frente, que va a acabar como el rosario de la aurora como podéis ver en el siguiente vídeo.

Ese momento clave en el que deciden pasar a la lucha armada es el que marca el punto de inflexión de la serie, puesto que empiezan a entrar en interminables asambleas y discusiones internas, para decidir el rumbo y el contenido de sus futuras acciones violentas y reivindicaciones políticas.

Sus relaciones con otros grupúsculos armados de otros países, como la banda alemana Baader-Meinhof o el Frente de Liberación del Québec, tampoco aportan demasiado a la trama, excepto la existencia de una especie de internacional terrorista con vínculos y apoyos siempre de lo más interesados.

El aspecto político se ve difuminado por la interferencia de la trama amorosa de la dos protagonistas junto a un tercer personaje,  un antiguo novio de Jas, un artista llamado Kent, interpretado por un Idris Elba ( en la foto con John Ridley) muy desubicado, que forman un triangulo amoroso-militante por donde pierde agua  ” Guerrilla ” a borbotones.

Las historias de los policías encargados del caso, en especial la del jefe de origen rodesiano, es otro de los puntos débiles de la trama, al presentarlos como unos villanos sin matices que no son de fiar ni para su propia familia, que no me despertaban ningún interés, más allá de un odio primario hacia ellos.

Las piezas no acaban de encajar nunca  y “ Guerrilla ” no funciona como narración coherente desde el segundo episodio, porque aunque intenta presentar ambos lados de la historia, se decanta muy claramente hacia el bando violento con un claro halo de admiración romántica hacia las acciones terroristas.

El problema es que visto desde la perspectiva actual es un enfoque bastante desfasado y reminiscente de algunas películas de cine militante histórico del siglo pasado, pero a años luz de “La Batalla de Argel”, donde si se muestran ambos bandos de una manera mucho más periodística.

La serie intenta mostrarnos los momentos iniciales de la lucha contra la discriminación racial británica, pero si lo que muestra no tiene ninguna relación, más bien al contrario, con los avances reales aunque insuficientes conseguidos en la actualidad, es como una vía muerta que eligieron un grupo de personas sin ninguna influencia posterior, como el propio final de la miniserie se encarga de certificar.

Si os interesa el cine político comprometido y militante, a lo mejor os puede interesar por esa faceta porque desde el punto el vista de entretenimiento, es  ver como la arcilla suave y moldeable de su episodio piloto se endurece y se convierte  en un  auténtico ladrillo  al final de su sexto capítulo.

Con el final que han hecho, tienen suficiente cuerda para seguir si así lo desean, dependiendo de como les vaya en los premios, porque es el tipo de serie que a pesar de sus escasas audiencias, puede rascar bastantes cosas debido al tema que trata. Os dejo con el trailer largo de su estreno en Showtime, de lo que en principio debía ser una miniserie cerrada sin continuidad

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.