Frank aprenderá a ser un adulto, Shameless está de vuelta

Casi un año ha pasado desde que Shameless terminó su séptima temporada con un final, lo menos, inesperado. Este domingo ha vuelto a la pequeña pantalla con su octava temporada que, por cierto, es muy esperada por los fans. La vida de los Gallagher continúa igual de desastrosa y desestructurada después de la muerte de Mónica (Chloe Webb), su madre. Aunque Mónica es la madre de los Gallagher, nunca ejercido como ello, por lo cual, su inesperada muerte no afecta a los hermanos como debería. De herencia, Mónica les ha dejado a sus hijos medio kilo de meta a cada uno. Si eres seguidor de esta serie desde sus comienzos sabrás que la herencia es algo que poco puede sorprender.

Frank (William H. Macy) decide hacer un retiro espiritual para liberarse de la carga que supuso Mónica en su vida, ya que, según él mismo dice, Mónica le robo el chakra cuando se conocieron y lo guardo hasta su muerte, y ahora es libre. Desaparece durante los meses siguientes a la muerte de la que era su pareja, cosa que no es de extrañar. Es habitual en él desaparecer y no volver en largos periodos de tiempo. Cuando vuelve, cree que pidiendo perdón de, al menos, las cosas que ha hecho estos años (que no son pocas) y que recuerda, conseguirá ser el adulto responsable que nunca ha sido. Todos sabemos que no conseguirá su cometido y terminará, como siempre, metido en algún lio del que sus hijos deberán sacarle.

Por otro lado, Fiona (Emmy Rossum) quiere alquilar el estudio del edificio que compró. Sigue trabajando en Patsy´s y buscando sexo en Tinder. Aunque al comienzo del capítulo quiere buscar a alguien que le de algo más que sexo, no sabemos si lo conseguirá. Fiona no quiere saber nada de la “herencia” que su madre le dejó, por eso, en el funeral guarda su medio kilo de meta en el ataúd de Mónica. Conoce a una vecina del edificio con la que parece tener algo de feeling, o eso es lo que pretenden mostrar. Veremos a donde nos lleva esta historia…

Debbie (Emma Kenney) tiene trabajo en un parking recogiendo los tickets para poder dar de comer a su hija, Frannie. Al mismo tiempo hace un curso de soldadura mientras Neil se queda cuidando de la niña. Su hermano pequeño (Ethan Cutkosky) ya ha vendido su meta y con el dinero compra material para su futuro empleo. Si Debbie sigue ese ritmo de vida no sé qué será de ella. Debbie parece que sigue los pasos de la Fiona de las primeras temporadas, la que trabajaba y cuidaba a sus hermanos.

Lip (Jeremy Allen White) va a las charlas de Alcohólicos Anónimos. Allí hace un amigo que le incita a seguir adelante con su lucha contra el alcoholismo. Lip sigue sus consejos y trabaja con él en un taller de reparación de motos. Intenta reconquistar a Sierra quedándose con su hijo Lucas mientras ella se va a cenar con el padre de su hijo, pero parece que su estrategia no da buenos resultados. Carl ha vendido su meta y con el dinero paga una factura pendiente de Sierra, en su intento de reconquistarla, aunque no surge mucho efecto. El dinero que le sobra lo utiliza para pagar la rehabilitación a la que su profesor le llevó. Parece que Lip quiere dejar atrás el alcohol y reconquistar a Sierra aunque ella no está por la labor.

Ian (Cameron Monaghan), siguiendo los mismos pasos que su hermano mayor, quiere reconquistar a Trevor, un chico al que dejó cuando se fugó con Mickey. Trevor no tiene intención de perdonar pero Ian insiste. Su compañera de trabajo cree que está siendo demasiado insistente.

Carl (Ethan Cutkosky) vuelve de la academia militar totalmente cambiado. Tiene unos horarios estrictos y hace cosas que antes no hacía, como preparar el desayuno, limpiar… Él es el encargado de vender la meta, tanto la suya como la de sus hermanos. Con su dinero compra un jacuzzi, a mi parecer, un dinero poco aprovechado, pero según Frank, a su madre le hubiera encantado.

El pequeño de los Gallagher, Liam (Blake Alexander Johnson), continúa en el colegio de pago que Frank le consiguió. Al ser de otra raza, el colegio lo utiliza para dar buena impresión a los padres de los futuros alumnos, dando a entender que en el colegio hay diversidad. Realmente, no es así.

Por último, los amigos de los Gallagher, Verónica (Shanola Hampton) y Kevin (Steve Howey), siguen en su lucha contra Svetlana (Isidora Goresther). Quieren recuperar el Alibai que Svetlana les robo y para ello, Verónica dirige a la policía de inmigración al bar, para detener a Svetlana y a todos su compatriotas diciendo que trafican con mujeres. Buena jugada la de Verónica, aunque los documentos del Alibai siguen a nombre de Svetlana. Kevin trabaja en un bar para poder llegar a fin de mes, cuando descubre que tiene un bulto en el pecho. ¿Se lo dirá a Verónica o se lo ocultará? ¿Será algún tumor como todos pensamos? Para saberlo habrá que seguir viendo lo que pasa con esta familia desastrosa, pero que a la vez nos encanta y nos tiene enganchados.

Naia Zabala

Naia Zabala

Comunicadora audiovisual en curso. Me podéis encontrar sumergida en algún mundo seriéfilo o cinéfilo. Además del cine y las series, pertenezco a ese grupo de personas que pasan horas delante de un libro o escuchando música.
Naia Zabala

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.