Fassbender, Shame y sus No Oscars

Michael Fassbender, nominado este año por segunda vez a los grandes premios de la Academia, tiene una deuda pendiente con ellos desde el 2011, año en que Shame sufrió una de las muy -demasiado- persistentes meteduras de pata de los Oscar, habiendo ignorado una de las mejores actuaciones protagonistas de esa temporada. jobs2

Las nominaciones  llegaron (más)tarde, con 12 Años de Esclavitud, en el 2014 y con Steve Jobs (crítica Tviso aquí) más recientemente… y, aunque siendo ambas absolutamente merecidas, nos resistimos a dejar pasar una de las grandes injusticias que se produjeron a la hora de valorar un trabajo tan irreprochable como fue la construcción del personaje de Brandon Sullivan.

Exigimos el reconocimiento de uno de los mejores actores del momento, recordando su mejor papel hasta la fecha:

Crítica de Shame:

Resulta paradójico que viviendo en la Era de la Comunicación, todas las enfermedades modernas, que afectan a un importante grueso de la sociedad actual, hagan referencia a problemas relacionados con la dificultad para entablar relaciones, la imposibilidad de transmitir sentimientos o la incapacidad de verbalizar las emociones más profundas.

shameAlgo así parece sucederle a Brandon, un joven neoyorkino que a pesar de disfrutar de una vida cómoda, vive sumido en un círculo obsesivo-enfermizo donde el placer sexual es utilizado para mitigar la angustia asfixiante de una soledad que llega a producir dolor físico. El protagonista es un alma rota, un ser humano abatido, parte de una sociedad enferma de vacío afectivo… es un desgarrador retrato de la desesperación de quien se mira en un espejo y sólo ve una imagen deformada, rota y hueca de sí mismo: Ésa es la vergüenza a la que el director hace referencia en el título de la obra.
shame2

La segunda mitad de la cinta es un descenso a los infiernos, un viaje suicida cargado de crudas escenas de sexo donde se palpa el sufrimiento de un ser derrotado, consciente del círculo de autodestrucción en que se ha convertido su vida. La potente fotografía incide en los primeros planos, combinándolos con otras larguísimas secuencias que muestran una huida hacia delante tan peligrosa como frustrante.

La dirección rebosa fuerza al contar una historia que empieza siendo sugerente y termina noqueando al espectador con un final punzante, intenso, sin filtros… donde Fassbender culmina a ese personaje que se descompone lentamente hasta tocar fondo, regalándonos una de las interpretaciones más sólida y poderosa del 2011.

Maria Nymeria

Maria Nymeria

Subeditora y redactora en la Revista Tviso. "El cine es como la vida pero sin las partes aburridas" Alfred Hitchcock
Maria Nymeria

Latest posts by Maria Nymeria (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.