Fariña: Quinta dosis

¿Quen come o persebes? Os ricos
¿Quen son os ricos? O políticos
¿Quen son os políticos? O ghobierno
¿Quen nos mete tanta vigilansia? O ghobierno
¿Quen come os persebes? Eles.

Las declaraciones del respetadísimo percebeiro furtivo Manuel Tajes Sánchez (O Rubio de Camelle), mucho antes de su reciente aparición en el programa de Bertín Osborne, sirven de punto de partida al video oficial del Galicia, sitio distinto de Os Resentidos, que a su vez musicaliza la secuencia más sobresaliente del quinto de Fariña: la salida de comisaría del grupo de narcos después de que su convenientemente relacionado abogado V(ioque)entura consiguiese el traslado del juez de instrucción a condición de incrementar las ya entonces gruesas aportaciones al partido.

A cambio de más percebes, vaya.

Sin embargo, se olvida la serie de que abogado y “empresarios” -bravísimo Carlos Blanco en la reunión portuguesa con Albor- ya se conocían de antes. Don Pablo, como se le conocía en la clientelista Vilagarcía de los 80, llegó a la Cámara de Comercio de Arousa en 1975, desde donde tejió toda una red de contactos e influencias con jueces, banqueros, periodistas y políticos que le llevaron hasta Falconetti. Sería él quien le pagaría su primer sueldo relacionado con el contrabando (una gestión relacionada con la recalificación de unos terrenos) mediante un cheque en blanco y una jugosa cartera de nuevos clientes que ni ordenados por encargo habrían der ser más del gusto de Don Pablo: millonarios y semianalfabetos. Será también -hay que ver las vueltas que da la vida- Falconetti quien años más tarde, en 1989, le delate en un juzgado al sentirse traicionado.

Era tan sólida su situación en la realidad política local de ese 1985 que ambienta el capítulo que logró destituir a toda la ejecutiva de Alianza Popular de Vilagarcía después de conseguir más de cien nuevos militantes -todos procedentes de su nuevo círculo profesional- en un solo día. La oposición de Mariano Rajoy, entonces presidente de la diputación de Pontevedra, forzó una reunión de urgencia en el Balneario de la playa Compostela con la presencia de Fraga y Vestrynge que dio inicio a la que fue conocida como Operación Arousa. Ante las presiones del sector más tradicional del partido Fraga se situó en contra de Vioque forzando una salida de la que se vengaría muy pronto.
Realidad y ficción vuelven a darse la mano para recrear el momento en que el narcoabogado reparte en metálico las cantidades de las fianzas entre sus representados (93 de 97 procesados contrataron sus servicios )en un gesto absolutamente impúdico y tosco, muy en la línea del comportamiento descarado que manifestaron al saberse intocables.


Las relaciones más estrechas dentro del grupo las mantuvo con Laureano Oubiña (del que ya hemos contado cómo ayudó en la compra del Pazo Baión) y con Sito, al que sacó de Carabanchel en dos meses. Tiempo suficiente para que Miñanco, alentado por la astuta Odalys Rivera, estrechase lazos con los colombianos Jorge Luis Ochoa Vasquez y Gilberto Rodríguez, que, a su vez, pactaron servicios con “Miguelito”, un terrorista mercenario al que se llevaron, una vez fuera de la cárcel, a fabricar explosivos para Escobar. Miguelito es torturado, asesinado y descuartizado por Popeye (mano derecha de Pablo Escobar) y sus hombres cuando descubren que les está traicionando con el cártel de Cali. Fariña muestra excelentemente la relación entre el origen de la narcoviolencia en Galicia y las corporaciones colombianas con el que será el primero de varios ajustes de cuentas que llegaron con la cocaína y que sembraron el miedo entre los propios clanes. Contaba hace años el inspector León como en una ocasión localizaron a un Charlín dirigiendo una operación desde la cafetería de un camping. Cuando se percató de la presencia de los coches policiales se llevó las manos a la cabeza gritando “coño, León, como me alegro de verte”, aliviado de que no fuesen sicarios colombianos.


Revela también los primeros rasgos de desconfianza que convertirán su relación con Odalys en un culebrón de largo recorrido hasta que rompen todo tipo de relación íntima el 1994, después de haber sido motivo de desencuentros personales y profesionales entre Sito y sus socios. Brillante el momento en que el grupo se refiere a ella como Miss Universo por ilustrativo y pertinente: la mala relación de la panameña con el grupo, más allá del quítame allá unos cuartos, viene a constatar las diferencias entre Galicia y todo lo demás. La famosa retranca gallega -mucho más la de aldea- suele estar cargada de una doble intención que no siempre es fácil de descifrar. Los ocurrentes sobrenombres -los apodos- con que se rebautizan personas, familias, calles o lugares han dado lugar a situaciones tan pintorescas como que nadie sepa ya cómo se llama el hijo del conocido “corre que chove”. Aquí es y será siempre “ghatea que orballa”. O que nos encontremos con las bandas de Os carniceros y Os Panaderos trabajando para El Pastelero. Que Mulos y Burros sean rivales y que al hermano de Manuel Charlín Gama -José Benito se llamaba- se le conociese como JB por su afición a la bebida. Porque sí, Galicia es un sitio distinto, “dos sitios distintos que sempre están ao norte, por aquelo da moita humedade”.


Celebro especialmente de esta entrega la aparición de Marcial Dorado (Modesto) y de Padín. Ambas acertadísimas, ambas imprescindibles. La discreta entrada en acción de Dorado tenía que ser así porque ése ha sido siempre su talante. De origen muy humilde -su madre trabajaba como sirvienta en casa de Terito- a los 25 años destaca como excelente piloto de planeadoras, lo que le lleva a entrar en el negocio. Con fama de intocable entre sus socios por su conocida amistad con políticos de primer orden, llegó a formar un imperio empresarial en el que no faltaban una casa con una piscina interior cuyo fondo se veía desde el gran salón de fiestas, bodegas, gasolineras o inmobiliarias y, por supuesto, como a todo buen narcotraficante que se precie, a él también le tocó la lotería. En 1998 concretamente. El personaje de Padín, sin faltar a la verdad en una sola coma, parece escrito por su peor enemigo. Por el peor o por uno de ellos, que si algo le sobra a este hombre son enemigos. Lo veremos en breve, espero.
De nuevo, genial el ritmo y la narración, las actuaciones, la bso y la dirección. Tanto los aspectos técnicos como los recursos artísticos son de una calidad elevadísima. Uno de los productos más y mejor cuidados de la oferta televisiva actual.

Esto es un caramelo para cualquier seriéfilo.

Maria Nymeria

Maria Nymeria

Subeditora y redactora en la Revista Tviso. "El cine es como la vida pero sin las partes aburridas" Alfred Hitchcock
Maria Nymeria

Latest posts by Maria Nymeria (see all)

Maria Nymeria

Subeditora y redactora en la Revista Tviso. "El cine es como la vida pero sin las partes aburridas" Alfred Hitchcock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.