Enhorabuena, Rocky

rocky

Rocky estrenó su primera entrega en 1976 y cerró la saga en 2006 a modo de homenaje para los nostálgicos fans

Dicen que a todo actor le llega su momento de gloria por lo menos una vez en su vida. En el caso de Sylvester (Rocky) Stallone le llega por segunda vez a los casi setenta años gracias a Creed. Este actor estadounidense, nacido en Nueva York, es un mito del cine de acción de los 80’ y 90’, un mito que como toda vela, poco a poco se apaga.

No os voy a engañar, Sylvester Stallone no es un gran intérprete. Tiene dificultades para representar papeles dramáticos debido a su escaso talento interpretativo. No importa. Su género es el de la acción y las peleas, donde el viejo “portro italiano” se mueve como pez en el agua (actualmente ya un poco menos). Sus famosas sagas de “Rocky” y “Rambo” forman parte de la historia del cine.

Recientemente ha sido galardonado con el Globo de Oro y el premio de la Crítica Cinematográfica (Critics’ Choice Movie Award) a Mejor actor de reparto por su papel de Rocky Balboa en “Creed”. Su meta, la de ganar el Óscar esta cada vez más cerca, algo impensable si nos preguntaran hace años si esto pudiera suceder.

¿Sería el Óscar un reconocimiento a su carrera? o ¿verdaderamente se merece el premio por su papel en “Creed”?. Personalmente pienso que la balanza está al 50%: Sly fue el olvidado en la ceremonia de los Óscars celebrada en 1977, nominado a Mejor actor y Mejor guión, sin conseguir ninguno de estos dos premios. Casi 40 años después e interpretando al mismo personaje, Sylvester Stallone se puede tomar la revancha.

Os voy a contar un secreto: Stallone es el héroe de mi infancia. Como todo niño, busqué un referente en quien fijarme y en mi caso fue él. Gracias por todos los buenos momentos que me hiciste pasar, gracias por ganar a los malos, gracias por no rendirte nunca. Toda la suerte del mundo, Sly.

Carlos Grossocordón

Carlos Grossocordón

Doctorando en Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense de Madrid.
Carlos Grossocordón

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.