Elysium, la eterna división del mundo entre pobres y ricos

MV5BMjIwNDcwODYwMl5BMl5BanBnXkFtZTcwOTA1ODY5OQ@@._V1__SX962_SY568_Impactante. Escalofriante. Realista. Con buenas dosis de acción. Otro gran trabajo del director sudafricano Neill Blomkamp. Si en Districto 9 vemos la puesta en escena del apartheid, en este caso vemos otro punto de vista de la actual división abismal del planeta: el primer mundo y el segundo completamente separado.

MV5BNDc2NjU0MTcwNV5BMl5BanBnXkFtZTcwMjg4MDg2OQ@@._V1__SX962_SY568_El primer mundo se encuentra fuera de la misma Tierra, en una gran estación espacial, tipo Toro de Stanford, llamada Elysium donde hacen una vida envueltos de lujos y privilegios, representado por Jessica Delacourt (Jodie Foster), que usará cualquier medio, incluso el assessinato y el golpe de estado, para proteger su sistema de vida. El segundo mundo se encuentra en la superpoblada Tierra, donde la vida se encuentra al filo de la navaja, donde los derechos humanos están muy minimizados, representado por Max Da Costa (con un sensacional Matt Damon), un ex-convicto que sufre en sus pròpias carnes el abuso del poder.MV5BMjEyMTA4MjI3MV5BMl5BanBnXkFtZTcwODk0ODY5OQ@@._V1__SX962_SY611_

En este contexto hay un grupo encabezdos por Spider (Wagner Moura) que se dedica a traficar con códigos que dan la ciudadanía de Elysium y los transportan a la estación, pero siempre se encuentra con la expeditiva Jessica Delacourt, que no dura en matar a los transportados y a arrestar a todos los que han conseguido poner el pie en la estación para poder beneficiarse de uno de los lujos del complejo: una màquina que cura de todo mal y reconstruye los miembros dañados.

Max Da Costa trabaja en una empresa que fabrica robots que están destinados a seguridad, policia, ejército; los construye, los ensambla y los mete en un horno radioactivo. Tiene un accidente con el horno, la puerta no cierra y se mete dentro del horno para poder seguir con el trabajo. Cuando la puerta está desbloqueada se cierra quedándose dentro y recibe una casi mortal descarga de radiación, y sólo les dan cinco días de vida.

Además, Blomkamp, cuenta con un reparto de lujo, contando con su actor fetiche Sharlto Coppley, como el mercenario Kruger, William Fitchner, como John Carlyle, dueño de Armadyne, empresa donde trabaja Max y Alice Braga, como Frey Santiago, amiga de infancia de Max, entre otros.MV5BMjU1MDM0Nzk0NF5BMl5BanBnXkFtZTgwNzM5MjIwMDE@._V1__SX962_SY611_

Es una película que me gusta mucho. Hay acción, hay emoción y vemos el sacrificio de Max, permitiendo que toda la humanidad se convierta en ciudadanos de Elysium. Las escenas de acción estan muy bién cuidadas. Una de les escenas que más me gusta no es de acción. Max, perseguido per Kruger consigue refugio en casa de Frey y se encuentra a su hija, Matilda, enferma de una dolència que solo en Elysium se puede curar. Antes de que Max se marche y negar la ayuda a su amiga para ir a la estación, la niña le explica el cuento del hipopòtamo y el uricata. El uricata no puede alcanzar un fruto del àrbol y pide al hipopòtamo que es muy gruñón (y por esos no tiene amigos) subirse al lomo de animal para cogerlo. Max pregunta qué consigue el hipopòtamo, Matilda le responde que un amigo. Antes de morir Max se pone en contacto con Frey y le dice que ha entendido el cuento. Otra escena es el momento después de reiniciar el ordenador cuando se introduce como ciudadanos a la población de la Tierra, permitiendo el envío de naves médicas con unidades de curación.

MV5BMTgyNjc1NDg5N15BMl5BanBnXkFtZTcwMTgxMDQ3OA@@._V1__SX962_SY568_Claramente vemos una película distópica. La mayoría de la población viviendo al borde del caos, destrozado, contaminado, lleno de enfermedades y pocas esperanzas de vida. Y los privilegiados, los más ricos, los intocables, dando la espalda a sus semejantes, viviendo en un hábitat lujosos, aire límpio, sin dolencias. En pocos dias llega la revolución a manos de un puñado de personas que se le suelen llamar delicuentes, por la sociedad acomodada. Una buena lección para entender que las grandes revoluciones llegan con pequeños cambios de la gente común que solo pide vivir con dignidad.

Carles Arabia

Carles Arabia

El cine te permite viajar por el mundo de la fantasía
Carles Arabia

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.