Eisenstein en Guanajuato: by Peter Greenaway

El director galés, Peter Greenaway, presentó en la Berlinale su nueva película: Eisenstein in Guanajuato, mediante la cual ha llevado a la gran pantalla un episodio de la vida del prestigioso director ruso del cine mudo, Sergei Eisenstein.

En concreto, se centra en el periodo en el que el mítico realizador soviético se fue a México para rodar, entre otros films, «¡Que viva México!», en el año 1930. Lo que le llevó a ello fue su fascinación por el Día de los Muertos y los ritos religiosos de la cultura popular mexicana. No obstante, a pesar de que su estancia en las tierras aztecas se alargó más de un año, la cinta quedó inconclusa.

Eisenstein_in_Guanajuato poster

Peter Greenaway es un director de lo más peculiar, único en su especie y estilo cinematográfico. A decir verdad, es un director de extremos: o bien es muy odiado, o bien despierta pasiones, y considero adecuado por ello advertir al lector, que el que escribe este artículo se encuentra en el segundo grupo.

El director galés tuvo una formación en artes plásticas, concretamente en pintura, y dicha influencia queda reflejada en todas sus películas (destacar por ejemplo El contrato del dibujante, 1982), por sus composiciones visuales y temáticas, llegando a su punto culminante en dicho aspecto seguramente en Nightwatching, 2007, película en la que llega a reproducir a la perfección con actores el famoso cuadro de Rembrandt, «Ronda de noche». Muy influenciado además por el barroco, Greenaway es un artista multidisciplinar, con gran interés además por la simetría y la arquitectura (El vientre del arquitecto, 1987), la música o el teatro. Es un director además muy culto, y carga (o mejor dicho sobrecarga) normalmente sus películas con referencias culturales, en ocasiones de difícil comprensión.

belly of an architect

En la década de los 80 produjo sus mejores películas, siempre acompañado del genial director de fotografía Sacha Vierny, y además de los títulos mencionados, destaca sobre todo A Zed and Two Noughts (Z00), 1985, en los que combina elementos tan dispares como simetría, iluminación, arte, estilo barroco, hermanos siameses, evolución, putrefacción, con toques bizarros, y brindándole a su vez un homenaje al pintor Johannes Vermeer van Delft, recreando también aquí alguno de sus cuadros.

Su película más provocadora y problemática es seguramente la barroca The Cook, the Thief, His Wife and Her Lover, (1989), un film que busca ser transgresor con el espectador, que deja realmente una mala sensación en el cuerpo durante y tras su visionado, y que requiere de una lenta digestión posterior. No obstante, tras dicha digestión, te das cuenta de que has visto algo muy especial y que te ha marcado de algún modo, sobre todo con un par de escenas inolvidables. Todo ello acompañado de la sensacional música de Michael Nyman, con su mítico tema Memorial, antiguo habitual colaborador de Greenaway. Con él, y el compositor Wim Mertens, Peter Greenaway ha logrado crear composiciones audivisuales fascinantes.

el cocinero el ladron su mujer y su amante

Así las cosas, tuvo lugar el estreno mundial de su nuevo film, Eisenstein in Guanajuato en la Berlinale de 2015.

Se trata de una película curiosa, como toda su filmografía, pero aún así es probablemente una de sus películas más accesibles al gran público. En esta ocasión, el director galés lleva a cabo ciertos experimentos visuales, sobre todo al principio, donde parte por ejemplo en ocasiones la pantalla en 3 partes, y realiza vueltas de cámara y cambios de colores. Pero quitando estos momentos experimentales, es probablemente una de sus cintas más convencionales.

Greenaway demuestra conocerse a la perfección la obra de Eisenstein, y utiliza en muchas ocasiones fragmentos de sus películas de forma muy apropiada. Uno de los mejores homenajes al cine realizados durante este año, sin lugar a dudas. Se trata de un biopic poco convencional y provocador, en el cual desmitifica la figura del realizador soviético, y lo retrata como una persona muy extravagante e incluso profana, incluyendo para ello grandes de dosis de humor. Habitual en él, deja caer muchas referencias culturales, pero sin excederse demasiado en esta ocasión.

Eisenstein in Guanajuato Peter Greenaway

Destacar en su film, como de costumbre, la cuidada composición en la mayoría de las imágenes, y la iluminación de Reinier van Brummelen, director de fotografía habitual de Greenaway desde los años 90. La interpretación de Eisenstein por parte de Elmer Bäck es a su vez interesante y bien lograda. En definitiva, se trata de una buena película, que resulta cuanto menos muy interesante de ver.

Fotografia peter greenaway eisenstein

Aquí el trailer:

Rubén Seca

Rubén Seca

Graduado en Derecho en la Universidad de Barcelona. Master de Abogacía. Estudiante de Dirección de Cine en el ECIB.

“El cine es una enfermedad; cuando infecta tu riego sanguíneo, toma el liderazgo como la hormona más potente.”
-Frank Capra
Rubén Seca

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.