DocumentaMadrid 2019 (II): Gente que trabaja en la oscuridad

  • La ciudad oculta e Idrissa, crònica d’una mort qualsevol compiten respectivamente en la Competición Internacional Fugas y la Nacional

    Fotograma de 'La ciudad oculta'

    Fotograma de ‘La ciudad oculta’

Si vives en Madrid o en cualquier ciudad con un entramado importante de metro, es posible que se te haya torcido una mañana porque tu trayecto habitual se ve cortado por obras (sin ir más lejos, un tramo de la madrileña línea 2 lleva un tiempo en reparación). Lo que pocas veces se para uno a pensar es en el potencial que tiene todo lo que hay detrás de estos trabajos para generar imágenes y sonidos que remitan a Alien: El octavo pasajero.

El tinerfeño Víctor Moreno (Edificio España) presentaba su particular sinfonía sensorial, La ciudad oculta, en el primer día de proyecciones del 16º Festival Internacional de Cine Documental DocumentaMadrid en la Cineteca del Matadero. En esta película, la música es indistinguible del ambiente y lo que parece un manto de estrellas lejanas muta en la textura del subsuelo. El escenario: los túneles del metro, el alcantarillado… que, gracias a una propuesta de extrañamiento total, se transforman en una metrópolis de ratas y un incesante y estridente rugir de máquinas en la oscuridad.

Moreno se inspiró para este experimento audiovisual en la cotidianidad de los viajes en metro, que despertaron su curiosidad por averiguar lo que se ocultaba en la distancia negra en las ventanas del vagón. Decidió optar por un camino no-narrativo, enemistándose de todo razonamiento y entregándose al descubrimiento puro, a la fascinación por ese pedazo de ciudad inhabitable por los humanos, pero que sostiene todo nuestro engranaje urbano. Su cámara se desliza suavemente por las vías en construcción, de igual modo que otro cineasta habría filmado una trinchera o el escenario de una catástrofe nuclear. La maraña de tubos y cables alejándose hacia lo oculto parece querer remitir a una pesadilla de H.R. Giger.

Fotograma de 'Idrissa, crònica d'una mort qualsevol'

Fotograma de ‘Idrissa, crònica d’una mort qualsevol’

Otro tipo bien distinto de oscuridad es el que encontraron los cineastas activistas Xavi Artigas y Xapo Ortega al rodar Idrissa, crónica de una muerte cualquiera; en este caso, la oscuridad y la opacidad del sistema jurídico español (una vez más), un lustro después de que Ciutat morta removiera conciencias con la historia de un posible montaje policial para criminalizar a unos jóvenes por la agresión a un agente de la Guardia Urbana.

Como parece ser habitual en la fórmula de estos directores, con un pie en el cine y otro en la justicia social, el documental es más bien una excusa confesa para hacer política y abrir una investigación que jamás fue esclarecida. Se trata de la historia de Idrissa Diallo, un joven de Guinea-Conakri que murió en circunstancias misterosas en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Barcelona, en 2012. El caso se cerró supuestamente en falso, tras sospechas de negligencia en la asistencia sanitaria y no se ha vuelto a saber nada del tema. Los realizadores encontraron que caminaban sobre la nada.

La historia empezó como un intento para clausurar el CIE de Barcelona, pero fue transformándose durante un proyecto de cinco años en un viaje para rescatar la poca dignidad que quedaba y conseguir llevar los huesos de Idrissa de vuelta con su familia (de hecho, la productora de la película, Metromuster, inició un crowdfunding para repatriar el cuerpo del joven).

La sobriedad del documental, con la honrada intención de buscar el respeto, acaba revelando el auténtico propósito de la historia: no tanto contar hechos en una pantalla, sino construirlos en la realidad. Esto convierte a Idrissa en una buena pieza de protesta contra el racismo institucional, pero en una obra de arte que podría haber dado más de sí: una dilatada colección de experiencias tanto de los familiares como de los propios colaboradores del caso, que quizá remonte su interés en el observacional periplo final de los restos mortales. Más que una película, un acto político.

El festival DocumentaMadrid 2019

El festival DocumentaMadrid 2019 seguirá en activo hasta el domingo 19 de mayo en Cineteca Madrid (sede principal), Filmoteca Española, Casa de América, Museo Reina Sofía, Institut français de Madrid, Círculo de Bellas Artes, Nave 0 de Matadero Madrid, Sala Equis y la Universidad Complutense de Madrid.

 

Más información: 

Sergi Monfort

Sergi Monfort

Haga lo que haga, hago cine en todo lo que hago.

Director, guionista y periodista a tiempo parcial. Consumidor de ficción a tiempo completo. A veces se me ve rodando.

www.sergimonfort.com
Sergi Monfort

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.