DocumentaMadrid 2019 (III): Sarah Maldoror, cine feminista y decolonial

  • El 16º Festival Internacional de Cine Documental acoge junto al Reina Sofía la retrospectiva Sarah Maldoror, poeta y cineasta de la negritud

  • En la sesión inaugural en la Sala Azcona del Matadero, la cineasta presentaba su debut Monagambée (1968) y su emblemática película Sambizanga (1972)

Imagen del archivo personal de Sarah Maldoror

Imagen del archivo personal de Sarah Maldoror

Si no agradeció a su entregado público cinco o seis veces por su presencia, no lo hizo ninguna. Asistida por su hija y colaboradora Annouchka de Andrade, la nonagenaria pionera del «cine de la negritud» Sarah Maldoror se dirigía a la Cineteca madrileña con porte orgulloso y un sentido del humor incombustible. 50 años dedicados al cine comprometido cicatrizaron en ella a través de un eterno compromiso con el cine, del que habla como de un instrumento de sueños y de pedagogía.

«La cultura hoy pasa por el cine. Es el cine el que da ganas de leer, el que despierta la curiosidad«. No es extraño que, para alguien que le atribuye tanta responsabilidad a la imagen para la construcción de nuestras ideas, el objetivo troncal de su discurso fueran precisamente los niños. «¡Llevad a vuestros hijos al cine! Si los niños ven una película sobre Cabo Verde, tendrán ganas de ir a la isla. ¡Despertad su curiosidad! Dadles la palabra y explicadles. ¡Necesitan ver otras cosas! Llevadlos al cine o al teatro. Si les dais El principito para leer, veréis cómo lo devoran».

A raíz de una pregunta del público y sin ánimo de dar lecciones, Maldoror animaba a las jóvenes cineastas «del sur» que quisieran continuar con este cine decolonial para liberar a sus pueblos a «levantarse pronto y luchar por ello».

Andrea Guzmán (codirectora de DocumentaMadrid), Sarah Maldoror, Chema González (Jefe de actividades culturales del Museo Reina Sofía y comisario de la retrospectiva) y David Varela Alvarez (codirector de DocumentaMadrid). © DocumentaMadrid / Andrea Comas

Andrea Guzmán (codirectora de DocumentaMadrid), Sarah Maldoror, Chema González (Jefe de actividades culturales del Museo Reina Sofía y comisario de la retrospectiva) y David Varela Alvarez (codirector de DocumentaMadrid).
© DocumentaMadrid / Andrea Comas

A propósito de su propia trayectoria, comentaba: «Yo hablaba de la guerra africana porque la de Vietnam quedaba muy lejos. [La de África] era una guerra en la que la gente volvía con las piernas o brazos rotos, sacrificándose por un país que en realidad no era el suyo, utilizados como escudos por el Ejército Francés».

Enlazaban con este tema las dos películas que sucedieron a su presentación inundada de aplausos. Monagambée (1968) fue su primer corto, seleccionado para la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes de 1971 y el Festival de Berlín y que examina los métodos de tortura en las cárceles angoleñas por parte del régimen colonial portugués. En el mismo contexto transcurre el largometraje Sambizanga (1972).

«Esta película la hice porque la gente no conoce África. Se piensan que son unos plátanos, unos bailes y unas tetas que se mueven, es lo único que les interesa. Pero nosotros somos inteligentes, sabemos hacer las cosas y estamos en igualdad». En la producción y el guion figura Mario de Andrade, marido de Maldoror y primer presidente del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA). Esto pone de manifiesto las intenciones de su argumento, que sigue el caso real del apresamiento, tortura y asesinato de Domingos Xavier, tractorista vinculado a los movimientos de liberación anticolonial de Angola. En especial, toma el punto de vista de su esposa Maria, que caminará desde su pueblo hasta la capital con su bebé a cuestas para pedir justicia para su marido. Encontrará la oposición de un calvario administrativo envenenado de racismo, pero también la sororidad de las mujeres paisanas y el apoyo de los compañeros en la lucha.

Sarah Maldoror (Francia, 1929, de origen antillano) comenzó en el teatro, como presidenta de la primera compañía francesa formada exclusivamente por africanos y afrocaribeños (Les Griots, los trovadores). Años después, gracias a una beca, se iría a estudiar cine a la Unión Soviética. Aunque rara vez es acreditada por ello, fue asistente de dirección del afamado Gillo Pontecorvo en la obra maestra La batalla de Argel (1966), acerca del violento proceso que llevó a la independencia argelina de la ocupación francesa.

La poesía también ocupa un lugar central en el trabajo de Maldoror (sin ir más lejos, este apellido artístico proviene de la obra Los cantos de Maldoror, del Conde de Lautréamont). Durante su charla, no paraba de mencionar y recomendar al poeta Aimé Cesáire, ideólogo del movimiento cultural de la «negritud», en defensa de las raíces africanas, que inspiró las imágenes y el mensaje panafricanista de esta cineasta.

Sin embargo, incluso a la revolución le molestaron sus películas. El gobierno argelino confiscó su ópera prima del largometraje, un filme llamado Des fusils pour Banta (1970), un encargo institucional que jamás fue devuelto por considerarse demasiado ambiguo. A día de hoy, sigue sin ver la luz. Para tratar de reconstruir su recuerdo, en la retrospectiva dedicada a Maldoror se incluye Préface à des fusils pour Banta (2011), de Mathieu Kleyebe Abonnec, que ofrece testimonios y fotografías de rodaje.

El festival DocumentaMadrid 2019

El festival DocumentaMadrid 2019

El festival DocumentaMadrid 2019 seguirá en activo hasta el domingo 19 de mayo en Cineteca Madrid (sede principal), Filmoteca Española, Casa de América, Museo Reina Sofía, Institut français de Madrid, Círculo de Bellas Artes, Nave 0 de Matadero Madrid, Sala Equis y la Universidad Complutense de Madrid.

Más información: 

Sergi Monfort

Sergi Monfort

Haga lo que haga, hago cine en todo lo que hago.

Director, guionista y periodista a tiempo parcial. Consumidor de ficción a tiempo completo. A veces se me ve rodando.

www.sergimonfort.com
Sergi Monfort

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.