Detroit: Afro American Crime Story

Al público norteamericano le gustan los héroes que se levantan, luchan, sufren y vencen a costa de las vergüenzas morales del enemigo extranjero. Puede que por esa razón ‘La noche más oscura’ (2012, Kathryn Bigelow) se convirtiese de la noche a la mañana en un éxito arrollador y unánime de crítica y público.
Pero a ese mismo público no le gustan los héroes que se levantan, luchan, sufren y caen derrotados a costa de las vergúenzas morales de la cultura xenófoba de su propio pueblo.
Puede que ésa sea una de las contadísimas razones -incluyendo su excesiva duración- por las que ‘Detroit’ (2017, Kathryn Bigelow) se haya saldado, contra todo pronóstico, con uno de los peores batacazos comerciales en la carrera de Kathryn Bigelow.

23 de Julio de 1967. Tras una redada policial en una sala de fiestas donde se consume alcohol de manera ilegal, se desatan una serie de disturbios y ataques que se extenderán al exterior del edificio, provocando una batalla campal entre los vecinos y la policía. Mientras tanto, no muy lejos, dos chicas blancas y varios jóvenes afroamericanos son retenidos y torturados por tres policías de Detroit en el Motel Algiers.
Mientras que a John Boyega (Star Wars: El despertar de la Fuerza) y Anthony Mackie (Captain America: Civil War) les sabe a gloria tener esta oportunidad para despojarse temporalmente de sus respectivas franquicias en Disney, la realizadora de ‘Días extraños’ y ‘Le llaman Bodhi’ se pone el traje de David Simon (The Wire, Treme), dándose un garbeo por los barrios negros de Detroit – explorando también el núcleo duro de la Motown y el origen de la banda musical ‘The Dramatics’-, y coloca su mirada en el epicentro del desorden social, el caos urbano y la anarquía moral de una ciudad dividida por el racismo y la violencia.

Es decir, retrata de forma fidedigna y cruda a su propia nación, la que, más de cuatro décadas después, ha elegido a un sociópata supremacista y xenófobo como líder del mundo libre.
‘Detroit’ es el retrato de un pueblo al que no le gusta, como probablemente a ningún otro o nosotros mismos, que le restrieguen sus errores y miserias por la cara, y menos aún cuando los hechos reflejados medio siglo después, en una pantalla, siguen siendo plenamente vigentes. Esto es la historia de América, y no ha cambiado para mejor.

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

Latest posts by Antonio López (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.