Desmadre en la Noche de la Quietud: La delgada línea que separa a Pablo Vázquez de John Waters

Cada vez estoy más convencido de que el mejor cine español creado de unos años atrás a esta parte no se estrena en salas comerciales sino en las nuevas plataformas digitales, siendo Filmin, generalmente, la mejor opción para que vean la luz este tipo de producciones independientes, de procedencia nacional y europea tras su previo fogueo en festivales internacionales. Su estreno vía streaming no suele ser consecuencia tanto de la baja calidad de las cintas -que no es el caso- como del limitadísimo presupuesto con que se cuenta para darlas a conocer y el escaso margen de maniobra que la absorción de las distribuidoras por la dictadura de las majors estadounidenses deja a realizadores noveles o parcialmente anónimos como  Pablo Maqueda (Manic Pixie Dream Girl), Carlos Vermut (Diamond Flash), Jimina Sabadú (La Pájara), el productor y director Norberto Ramos (Faraday, Summertime) o el propio Pablo Vázquez, periodista y escritor.

Hugo Álvarez Gómez y Lucía Nova

desmadre-en-la-noche-de-la-quietud-2

Desmadre en la Noche de la Quietud no es una película convencional ni corriente. Es una gozosa exploración casi warholiana al subconsciente de un realizador y guionista enamorado de cualquier elemento vinculado al imaginario popular de los últimos 30 años. Pablo Vázquez rebusca entre los recuerdos de su adolescencia y mezcla con una envidiable falta de raciocinio un glosario repleto, tanto de elementos pertenecientes a la subcultura televisiva patria como de iconos hollywoodienses del pasado y recientes, que van desde Naomi Watts, J. Bayona y Curso 1984 (1984, Mark L. Lester) a Concha Cuetos, Don Pimpón, los niños actores de Médico de Familia y las primeras gamberradas rodadas por Pedro Almodóvar. Las bromas a costa de la olvidada Woman on Top (2000, Fina Torres) y otras gemas del cine de consumo más petardo y casposo son como música para los oídos de cualquier cinéfilo que se jacte de ser un nerd.

3496t

¿Pueden dos hermanos que matan el tiempo orinándose uno encima del otro, jugando al ping pong sobre una mesa de ordenador o follando mientras recitan Exhumación (Luna Miguel y Antonio J. Rodríguez, Ed. Alpha Decay) organizar un gran suicidio colectivo en el que planean asesinar a todas las estrellas del cine español? Lucía Nova y Hugo Álvarez Gómez son una actualización al gusto indie del matrimonio Marble de Pink Flamingos (1972, John Waters) pero reimaginado con el aspecto de dos modernillos incestuosos que han cambiado Baltimore por el barrio de Malasaña y la ambición de convertirse en la pareja más inmunda del mundo por la de ser famosos y estrechar lazos sociales (e imaginarios) con la élite cultural de nuestro país.

maxresdefault

Si eres de los que piensan que el corte experimental del cine de arte y ensayo fabricado para devotos de Jarmusch y el sanísimo sentido de la mamarrachada del John Waters más corrosivo no son conceptos compatibles, es que aún no has descubierto el chiripitifláutico, marciano y lisérgico universo que habita dentro de la cabeza de Pablo Vázquez. No tardes ni un minuto más en descubrir a este alucinógeno y curioso cineasta… o lo que él prefiera considerarse.

desmadre-en-la-noche-de-la-quietud-1

 

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.