Dear White People: el racismo soterrado en las universidades de élite

La concienciación y las llamadas de atención sobre temas controvertidos a través de las series es un tema que cada vez esta teniendo más auge gracias a las apuestas de las nuevas plataformas de streaming que buscan nichos de mercado con series como ‘Dear White People’, una serie que hace saltar por los aires la corrección política sobre el racismo que todavía domina el discurso en muchos lugares.

‘Dear White People’ denuncia el racismo soterrado que deben sufrir los estudiantes negros en la ficticia universidad de Winchester, una institución  que se presenta como integrante de la Ivy League que agrupa a las mejores y más prestigiosas universidades del país.

Todo ello lo hace de una forma militante y aunque no siempre acierta en las formas o en los contenidos, cuando lo hace nos va a hacer reflexionar sobre nuestros comportamientos frente a otras razas y etnias y solo por eso se merece nuestra atención para conocer lo que esconde la corrección política imperante sobre el racismo en las universidades.

Ficha: Dear White People 20 + 30 min . Abr 2017 – . Cadena: Netflix ( USA)/ Netflix ( E)

La trama :
Samantha ( Sam) White es una estudiante mulata de la exclusiva universidad de Winchester, un centro de élite donde los estudiantes negros representan una minoría que solo ha tenido acceso en las últimas décadas al campus al estar restringida a los estudiantes blancos.

A pesar de tener una política de igualdad racial oficial, los pequeños comportamientos racistas de muchos estudiantes han llevado a Sam a utilizar su programa de la radio universitaria para denunciar esos hechos a modo de cartas con ese remitente de ‘Dear White People’ o ‘Querida Gente Blanca’ para mostrarles como se aprecian esos comportamientos y actitudes desde el lado de los negros.

Sam se dirige a los blancos de forma belicosa y afeando conductas, lo que empieza a levantar muchas ampollas y empieza a constituir el germen de un conflicto latente que puede explotar en cualquier momento en formas de disturbios raciales que pueden romper el frágil equilibrio del campus.

‘Dear White People’ es el desarrollo en forma de miniserie de una película escrita y dirigida en 2014 por Justin Simien, que se ha encargado de su adaptación televisiva manteniendo la trama y los personajes, pero empezando de cero, por lo que no es necesario ver la película para seguir la serie, ya que básicamente consiste en tener más tiempo para explorar los conflictos raciales de la película, como dejan ver en el trailer.

Justin Simien ha estructurado la historia centrando cada episodio en cada uno de los personajes principales, para conocerlos y ver su punto de vista sobre la trama común que va confluyendo poco a poco en el episodio final de su 1T, para seguir con un esquema similar en la 2T

El mosaico de personajes cubre todas las posibilidades de los estudiantes, desde la concienciada Sam ( Logan Browning, sentada) , que por ser mulata es demasiado blanca para los negros más puristas, hasta la rica pija (Antoinette Robertson, izq ) que solo intenta pillar un buen marido rico en la universidad.

Completan el grupo el joven gay timido y  confuso ( DeRon Horton , der, en un personaje que es el alter ego de su creador Justin Simien) que encuentra en la escritura su válvula de escape, el guaperas machista de turno ( Marque Richardson, seg, der) acostumbrado a que las chicas se lo rifen, el militante político heredero de los panteras negras ( Brandon P. Bell, seg izq) y hasta la cuota blanca ( John Michael Amedori, sentado, der)

El problema de centrar cada episodio en un personaje es que algunos son mucho más interesantes que otros y eso provoca muchos altibajos en el devenir de la historia, en especial cuando tenemos que soportar a algún muermo que no aporta nada, excepto en las escenas en las que interactúa con los personajes interesantes en su capítulo.

Lo mejor de la serie es todo lo que rodea a Sam y su actitud combativa frente al racismo tanto en su programa de radio como en las asambleas donde no duda en enfrentarse a cualquier que niegue esos comportamientos racistas en la universidad como en la siguiente discusión en el comedor.

Otro punto destacado de la misma es cuando los estudiantes miran en la televisión su serie preferida que es una brillante parodia de ‘Empire’ que en mi opinión es de lo mejor de toda la serie y se hecha en falta cuando es omitida en algún episodio.

Logan Browning ( der) está magnifica como la guerrillera Sam y es la guía perfecta para hacernos recapacitar sobre los microrracismos que vemos a diario y que seguramente ni somos conscientes de los mismos, en especial en los últimos tiempos en los que nuestra sociedad es mucho mas multirracial que hace décadas.

El resto de sus compañeros de reparto no están a ese nivel y en determinados momentos sus posiciones son bastante panfletarias y dogmáticas lo que le resta una cierta fuerza al discurso social. Esa  valentía en tratar y denunciar  temas controvertidos no la ha convertido en una  las series más populares en determinados estamentos sociales estadounidenses, en especial a los que va dirigido el título de la serie.

No debemos de dejar de lado que estamos viendo el punto de vista de las élites negras que en principio deberían estar mejor integradas tanto por su mejor educación como por su elevado nivel adquisitivo, como podéis comprobar con todos los modelitos y peinados que lucen en cada episodio, por lo que nos podemos llegar a imaginar lo que le sucede a las clases más desfavorecidas.

En la 2T ‘Dear White People’ ha seguido el mismo esquema, lo que ha agravado los problemas con los personajes más prescindibles pero en cambio ha reforzado el interés sobre los interesantes, por lo que veremos como se desarrollan las cosas en su 3T ya anunciada por Netflix, para este verano, como podéis comprobar en el trailer de la 2T.

Si os gustan las series comprometidas y que os van a hacer pensar, ‘Dear White People’ os puede resultar de lo más estimulante, a pesar de esas irregularidades que os he comentado, pero que estoy seguro que os van a hacer pensar y replantearos las cosas de una manera diferente y solo por eso ya vale la pena, ademas de sacarle un mejor rendimiento a vuestra suscripción a Netflix.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.