Crudo: Desconfía de los veganos y de lo que oigas de esta película

Crees que los veganos son gente peculiar y te da miedo decirlo; échale un vistazo a esta película. Crees que son gente que se toma las cosas muy en serio hasta límites extremistas y oculta algo; échale un vistazo a esta película. Has empezado hace poco la universidad y estás aún un poco asustado por el ambiente y por no encajar, o la empezarás próximamente y temes las pullas que te puedan caer si vas a una residencia de estudiantes; échale un vistazo a esta película. Si por el contrario te queda en una época muy lejana y quieres rememorar un tiempo de juergas y estudios y ligues (no tiene por qué ser en ese orden) donde has creado lagunas selectivas a base de borracheras para olvidar ciertos traumas o ciertas personas raras que conociste, échale un vistazo a esta película. Si crees que las relaciones familiares son complicadas y pueden ser negativas por la presión e influencia de padres y hermanos, échale un vistazo a esta película. Si tienes algún vicio secreto que no saben ni tus personas de mayor confianza y te da miedo seguir tus impulsos, échale de nuevo un vistazo a esta película. Échale un vistazo cuando puedas, sin prisas ni apuros, porque aunque esta cinta francesa pueda dejar indiferente a unos cuantos, la originalidad que destila y la ha convertido en una de las películas europeas del año bien merece un visionado. Y cuando la hayas visto, deja pasar el tiempo. Y después, cuando ya empieces a buscar todo de reseñas, comentarios, y críticas sobre esta cinta y en parte te olvides de ella, vuélvela a mirar, de nuevo sin prisa ni nada. Y entonces puede que la veas de otra forma, y el bombo que se le ha dado a este film adquiera cierto sentido ante la multitud de géneros que toca y por los que circula, descubriendo que abarca tantas cosas y de forma tan extraña que parece imposible elegir un formato como el que adopta la película.

Estamos ante una cinta que, previo a su estreno en nuestras salas allá por marzo de este año, ya había dado mucho de qué hablar. Había sido una de las grandes triunfadoras en 2016 en Sitges, ganando nada menos que 3 premios. Pero lo chocante es que tratándose (como se suponía) de una película de miedo y gore adolescente, se había alzado antes en Cannes con el premio FIPRESCI Semana de la Crítica. Y la leyenda que había atraído a muchos cinéfilos y amantes del gore a las salas (asegurándose una buena publicidad internacional) era el supuesto impacto en el Festival de Cine de Gotemburgo, donde varios asistentes en el auditorio donde se proyectaba la película vomitaron y se desmayaron. Se dice que más de 30 personas abandonaron el cine prematuramente y tuvieron que tomarse un descanso en mitad de la película debido a toda la agitación y alboroto. Dicho caso viene a confirmar un par de cosas. Primero, que por mucho bienestar social y Bergman del que presuman los suecos, no tienen aguante ninguno y se escandalizan por nada (no me extraña que Ingmar se fuera a una isla para que lo dejaran en paz, cualquiera aguanta a esos compatriotas vikingos pseudodeprimidos). Segundo, que por mucha novela negra macabra que publiquen y lean los susodichos escandinavos, luego resulta que no aguantan un poco de sangre o imágenes desagradables con musiquilla electrónica (a estos Carpenter y su séquito se los meriendan en sus tiempos mozos sin estornudar siquiera). Y tercero, que dicha fama y culto acabó generando confusión y decepción entre muchos espectadores, porque al calificarla con un género se exageraban aspectos que luego parecían insuficientes, ignorándose los demás temas que dan sentido y forman parte vital de la sustancia de esta película. Porque Crudo (Raw) es una película que combina géneros inimaginables y los lleva a un terreno a priori imposible e inexplorado. No es una película para estómagos sensibles, está claro, pero no es un desfase ni mucho menos. Es verdad que uno cuando va a festivales de género como Sitges espera como todos los años alguna película que sea un desfase total, que sea un gore brutal, con sexo y desnudos a punta pala, lenguaje obsceno desternillante, sangre y violencia explícita digna de la mejor serie B y Z… Pero cuando alguien combina pequeñas dosis de todos sus elementos y los mezcla con otros más serios, la cosa es muy fácil que se desequilibre y entre en parodia. Y he aquí el milagro de esta cinta y su realizadora Julie Ducournau: lograr un equilibrio imposible de todos los géneros sin olvidar sus raíces. La directora lleva al terreno del final de adolescencia una reflexión oscura pero cargada de humor negro.

Es difícil ponerle influencias a Ducournau, a pesar de que es posible ver homenajes al mejor DePalma o Boyle, pero si hay un nombre que ha salido a flote en primer lugar entre muchos cinéfilos como referencia más clara y deudora es el de Cronenberg. Pero sobre todo el Cronenberg más joven, polémico y visceral. Aquél con su amor enfermizo por la carne (literalmente) ligado al destino trágico del ser humano. Julie Ducournau recoge el testigo como su discípula más fiel y prometedora en el horizonte y firma una ópera prima deudora del canadiense con su amor por lo crudo y visceral combinado con reflexiones femeninas sobre una inadaptada en el colectivo universitario, retrato distorsionado de individuo enfrentado a una sociedad a la que pertenece pero no encaja (sí, sí, la película es una frikada que oculta temas muy serios si uno quiere).

Garance Marillier ha sido el otro gran descubrimiento a seguir muy de cerca. La joven actriz protagonista asume un rol dificilísimo, pero su carita de niña bonita amante de los unicornios y los derechos de los animales permite creernos la inocencia que Ducournau pretende transmitir al principio de la cinta, la cual se esfuma tras la primera noche en la residencia universitaria. Y aunque a simple vista no se vea, somete al personaje de Marillier a un trabajo muy duro a nivel físico, con una sorprendente transformación en el lenguaje corporal a medida que avanza el film, incluso en las simples poses, cosa que le permite enfatizar la transformación del personaje sin resultar descarada ni recurrir a efectos especiales.

Una transformación brillante a la que asistirá su hermanita mayor pasada de roscas, otra actriz desconocida para la mayoría llamada Ella Rumpf, quien se lleva alguno de los momentos más meritorios de la cinta, tirando quizás para los más conservadores a obscenos. Pero de nuevo es ese equilibrio imposible entre esas obscenas, desagradables para personas sensibles o simplemente tirando a gores, su plasticidad y uso de la fotografía y de la música, su visión del campus universitario y los jóvenes, su humor y sus pequeños momentos de seriedad, lo que hace que sea un cóctel tan difícil de digerir para algunos como estimulante y original para otros

Dicho de manera directa, Crudo es la cinta más jodidamente bizarra que se ha hecho sobre el fin de la adolescencia en mucho tiempo, que da una vuelta de tuerca a lo que son los margis y lo decadente que puede ser cuando uno no encaja en un grupo o ve que no es como los que le rodean. Puestos a extrapolar situaciones, se puede reinterpretar el descubrimiento de la sangre y carne de la protagonista como el de las drogas duras, pues la excitación que provocan al probarlas y el mono posterior de la abstinencia están presentes (de nuevo, sí, son cosas que pueden ser consideradas paridas pero explican el éxito que ha tenido entre la crítica y los gafapastas de nivel omega).

En cuanto a mí, evidentemente me quedo con sus momentos más viscerales y singulares, en los que me río y pongo muecas de todo tipo, en los que me sorprendo por situaciones, escenas y diálogos impropios del cine francés al que estamos acostumbrados (de ahí también por qué resulta tan valiente su propuesta). Y para qué negarlo, los tíos con esta película aprendemos algo del sufrimiento en la higiene femenina. Porque no lo puedo negar, después de cierta escena aprendemos el martirio y la tortura a la que están sometidas la mayoría de las jóvenes de la sociedad al pasar por ese ritual tabú, desconocido e incomprensible para la mayoría del sexo opuesto, e infernal y necesario para disfrute de muchos a posteriori, conocido como hacerse la brasileña.

Eso sí, ante todo me quedo (creo que como la mayoría) con su escena más surrealista de la protagonista delante del espejo. Una escena de transformación de su personaje en el reflejo del espejo que ríete tú de Taxi Driver. Aquí la letra de una canción que dejo más abajo, combinada con los retoques antes de salir de marcha de la jovencita te dejan con uno de esos momentos de auténtico y moderno “wtf” digno de ir en mayúsculas en letra arial tamaño 72. Lo dicho, una ida de olla con una canción polémica que dejo traducida lo mejor que he podido. Una letra y unos versos que aquí no escribían ni Góngora ni Quevedo hartos de vino, y ya puestos, siendo una película gala, en Francia ni Verlaine ni Baudelaire hasta las cejas de absenta. Eso sí, no me hago responsable de las ofensas al leerla. Para eso redirigirse a sus autoras verdaderas en Francia.

 

Première leçon d’séduction                                       Primera lección de seducción
Être une pute avec éducation                                  
Ser una puta con educación
Se moquer des garçons                                                  
Mofarse de los chicos
Préférer l’équitation                                                    
Preferir la equitación
S’amuser d’la fellation                                                
Disfrutar de la felación
Censurer l’appellation                                                
Censurar la denominación
Et assurer pendant l’action, han
                          Y asegurarse durante la acción, oh
Acide citrique et phéromones                                  
Ácido cítrico y feromonas
Faire grimper le métronome                                     
El metrónomo a por todas
1, 2, 3, 4, stop                                                                 
1,2,3,4, ¡alto!
T’es plus mon homme                                                 
Ya no eres mi hombre
J’vais t’faire du bien tu vas m’adorer                    
Si te doy placer me vas a adorar
Quand j’te ferai du mal tu vas savourer                 
Cuando te haga daño vas a gozar
Entre nous ça a pas duré                                           
Lo nuestro no puede durar
C’est ta faute, t’étais trop laid                                 
Es tu culpa, eres feo a rabiar
Pour la nuit de noces
                                                   La noche de bodas
Je vais te noyer dans ma piscine                               
En mi piscina te ahogaré
J’boufferai tes os                                                           
Tus huesos me zamparé
Tu t’étoufferas à la cyprine, chéri                           
Mi fluido vaginal te asfixiará, cariño
Va faire du sport                                                           
Ve a hacer deporte
Tu feras un joli cadavre                                               
Y un cadáver bonito serás
J’pratique le sexe après la mort                               
Después de muerto, follaré
Connard j’te préfère dur et froid                                 
Idiota, te prefiero duro y frío
T’es moins bavard                                                        
Así no dices ni pío
J’pratique le sexe après la mort                               
Después de muerto, follaré.


La drogue me dit oui oui                                          
La droga me dice sí, sí
Chouchou je t’aime que pour le milli’                   
Cielo, te quiero por tus gramos
Si mon nom c’est Dolly Nichon
                               Me llamo Dory Tetina
Neuro j’suis trop girly                                             
Nero, soy muy femenina
Couteau, poison                                                         
Cuchillo, veneno
Et tous mes gris-gris                                               
Y todos mis amuletos grisrgrís
J’te défonce même si t’es joli                                 
Aunque seas guapo te tumbaré
Mon cœur coco c’est pas cochon                            
No tengo sucio el corazón
Ça t’ambiance toujours dans mon lit                   
En mi cama siempre gozas mogollón
Satan pionce toujours dans mon lit                      
Satán duerme siempre en mi cama
Les mecs et moi ça fait zéro                                  
Los tíos y yo, eso hace cero
Pochon + paille égal ouais love me                      
Dominio + paja = sí, ámame
On veut pas faire du porno                                          
Porno no queremos
Mais on baise avec un godemi
                              Pero con juguetitos follamos
Si j’dis langue tu penses cuni
                                Si digo lengua piensas en mamada
Quand j’dis Antha tu penses Money     
               Cuando digo ántrax, en pasta
J’préfère la coke en mille grammes                     
Prefiero la coca por quilos
Plutôt qu’un bisou d’ton ami                                
En lugar de un beso de tu amigo
Gagner des thunes petit                                             
Ganar unas pelas
En live du cimetière oh oui                                    
En el cementerio, en serio, oh sí.
Le seigneur des ténèbres sur mon cœur              
El señor de las tinieblas en mi corazón
Un tatouage chauve-souris                                       
y un murciélago tatuado
Danse devant moi, sisi                                                 
Baila para mí, sí sí
La fille de Chucky, sisi                                              
La chica de Chucky, sí sí
J’m’en fous du 69                                           
        Que le den al 69
Je veux juste du 666                                               
Lo que me mueve es el 666

Al Swearengen

Al Swearengen

Tengo la sensación que bueno y malo son palabras demasiado extremas que usamos a la ligera. No creo que la vida y la mayoría de cosas y personas en este mundo puedan ser expresadas en términos tan absolutos. Ni siquiera estoy seguro de si se pueden aplicar al arte, y menos aún al cine.
Al Swearengen

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.