Crisis in Six Scenes: Woody, toma el dinero y corre

Cuando llega el verano es una buena época para ponerse al día de las series que en su momento no nos llamaron mucho la atención, como es el caso de “ Crisis in six scenes” un experimento televisivo donde se nota a la legua, la desgana y desidia que ha tenido Woody Allen en su escritura, dirección y actuación.

El primer trabajo televisivo de Woody Allen en más de cincuenta años obedece principalmente a su imposibilidad de rechazar una más que sustanciosa económica de Amazon, para crear una serie original de prestigio para su servicio de streaming, en su lucha sin cuartel contra Netflix.

Por desgracia, visto el resultado final, la mejor definición de la miniserie nos viene dada por uno de los primeros títulos cinematográficos de su extensa carrera “ Toma el dinero y corre”.

Ficha: Crisis in Six Scenes 6 ep 20 min .Sep 20176. Idioma: Ingles/español. Cadena: Amazon Prime Video

La trama:
Sidney Munzinger es un escritor de cierto éxito que vive con su mujer Kay en una casa en las afueras de Nueva York, cuya vida se ve revolucionada por la inesperada llegada de una joven fugitiva buscada por la policía que se apalanca en su casa, ante el estupor del matrimonio de avanzada edad, en especial de Sidney que teme dar con sus huesos en la cárcel si los consideran cómplices de la joven.

No es necesario avisaros de la enorme expectación que había creado la primera serie original creada por Woody Allen, siguiendo los pasos de grandes directores cinematográficos que habían sido tentados por el medio televisivo como Martin Scorsese o Steven Soderbergh, pero que se rodearon de equipos de guionistas televisivos de cierto calibre.

En el caso de Woody Allen, decidió acometer la tarea en solitario como siempre ha hecho, pero completamente ajeno a la diferencia existente entre el cine y la televisión tanto en lenguaje como en estructura, por mucho que algunos se empeñen en meterlas en el mismo saco.

El resultado es una película inofensiva e insustancial, contada en seis partes, que corresponden a los seis capítulos, pero cortada a capón, sin que se pueda apreciar ningún carácter episódico, cargada de interminables diálogos aburridos y sin sentido, que habrían funcionado casi mejor como podcast que como miniserie.

“Crisis in six scenes” no levanta el vuelo en ningún momento, nosotros  pasamos el tiempo a ver si la cosa espabila y podemos ver algún destello del genio que es Woody Allen, hasta que se acaba la serie, sin que podamos describir la inanidad que hemos presenciado durante dos interminables horas, que es la duración total de la historia para los valientes que decidan verla de esa manera.

Una primera muestra la tenéis en el teaser con que empezaron a promocionar la miniserie.

La presencia de Miley Cirus como la joven fugitiva que entra en las vidas del matrimonio, funciona más como gancho para atraer a un público más joven que por su calidad como actriz, que no es mala, pero tampoco para tirar cohetes, aunque su papel de revolucionaria de salón es imposible de defender ni de sacar algo potable.

Por lo menos Woody Allen era consciente del fregado donde se había metido, pero en lugar de haber renunciado al proyecto si tan pocas ganas tenía de hacerlo, se limitó a hacer diversas meta-menciones en las escenas iniciales y finales, acerca de porqué su alter ego televisivo no debería haber aceptado la propuesta de hacer una serie, porque no se sentía preparado para ello.

Soltar esa excusa de mal pagador como una especie de terapia tras haber cobrado toda la pasta a cambio de soltar un rollo macabeo que dudo que haya convencido incluso a sus incondicionales más acérrimos, no me parece muy ético desde ningún punto de vista.

El desastre a nivel de crítica fue de tales dimensiones, que la propia Amazon decidió pasar de puntillas sobre la promoción de la serie de su figura más carismática, para dejarla dormir el sueño de los justos en el fondo de su catalogo, donde reposará para el resto de sus días, porque si algo ha quedado claro es que ninguna de las dos partes piensa repetir la experiencia.

“Crisis in six scenes” demuestra que no todo el monte cinematográfico es orégano cuando se pasa al terreno televisivo y esta época veraniega es ideal para comprobar como hasta los genios como Woody Allen pueden tener un pésimo día en la oficina, como podéis comprobar en el trailer largo de la serie

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.