Cosecha Negra

Dejando a un lado esos rigurosísimos debates -ávidos de excluyentes etiquetas- que urgen definir al cine negro como género, época, corriente, atmósfera o estilo, asistimos a una sutil renovación de este estilizado modelo cinematográfico tan vinculado históricamente a la literatura policíaca -fruto, a su vez, de esa angustia social tan característica de los más intensos períodos de crisis-.

Una regeneración  que se extiende geográficamente, ampliando horizontes, y que aloja nuevos formatos más asequibles: Desde el norte de Europa (Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia e Islandia) nos llegan propuestas inspiradas en autores como Stieg Larsson, Arnaldur Indridasun o Henning Mankell, cuyas crónicas exhiben las modernas desvergüenzas de una sociedad que, aún siendo considerada una de las más civilizadas y demócratas del mundo, alberga también altísimos índices de violencia. Una comunidad que muy lejos de maquillar sus grietas prefiere evidenciar sus carencias buscando una conciencia que actúe como motor de cambio.

 

millenium

 

Así, series como Forbrydelsen, Broën, Mammon o Borgen han asumido perfectamente esa oscuridad del nuevo siglo, embaucando al espectador con un sordo suspense a la vez que nos sumerge en su implacable universo, repugnante incluso, en lo que ya significa un excelente ejercicio de autocrítica que ha demostrado ser un ejemplo de soltura y personalidad narrativas.

 

The Killing II

 

Siguiendo esta línea de fatalidad nihilista, Headhunters propone una desbocada sátira basada en el esquema del noir más intrigante. Incómodo y provocador, este efectivo thriller se convierte en un salvaje espectáculo a medida que el guión se complica con desconcertantes giros a un ritmo deliberadamente vertiginoso.

Una adaptación, en resumen, que supura cinismo y que se vale de todos los ingredientes del clásico Negro -femme fatale incluida- para reinventar un no-género audaz, incómodo y, en este caso, muy descarado.

 

Headhunters

 

Kunsten at græde i kor (The art of crying), Varg Veum (Ángeles caídos), la saga Millenium, Adams æbler (Las manzanas de Adam) o Den du inte ser (Nadie lo ha visto) completan una serie de obras capaces de paralizarnos con su extrema violencia y su particular manera de enfrentarse a las realidades más hostiles.

Maria Nymeria

Maria Nymeria

Subeditora y redactora en la Revista Tviso. "El cine es como la vida pero sin las partes aburridas" Alfred Hitchcock
Maria Nymeria

Latest posts by Maria Nymeria (see all)

2 Comentarios

  1. Definir un género es difícil, sí. En nuestro país existen no obstante también grandes amantes y divulgadores del género. La librería “Negra y Criminal” quizás sea la que consiguio en su web ofrecer una de las mejores definiciones, que aunque referidas a la literatura, sirven perfectamente para extrapolar al cine (hago suyas sus palabras):

    – Negra: Demasiados han abusado del termino para aplicarlo a cualquier novela con intriga. Nosotros nos quedamos con la definición de Paco Ignacio Taibo II : “Una novela negra es aquella que tiene en su corazón un hecho criminal y que genera una investigación. Lo que ocurre es que una buena novela negra investiga algo más que quién mató o quién cometió el delito, investiga a la sociedad en la que los hechos se producen. Empieza contando un crimen, y termina contando cómo es esa sociedad” (Entrevista con Ana Salado en Abc Cultural.1.Julio.2000 ).

    – Policial: Englobamos desde la novela enigma a la novela detectivesca, la novela problema, el procedural…. Aquellas novelas que se preocupan del quién, cuándo y cómo, fundamentalmente.

    Post a Reply
    • Tú haces tuyas sus palabras y yo mías las tuyas ^^
      Muchas gracias por el aporte, Al <3

      Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.