Chris Pratt, un héroe revelación

Es el actor de moda. Chris Pratt suena en todas partes, y su imagen llena todas las revistas de cine. Jurassic World le ha hecho mucho bien: Owen Grady y su escuadrón de raptores se han vuelto virales, ganándose con mucha rapidez el cariño del público. Y el odio, depende de a quién se pregunte, por supuesto.

Los comienzos de la carrera de este americano fueron, cuanto menos, peculiares. Antes de iniciar sus andanzas en el mundo audiovisual, Chris Pratt trabajó como camarero y stripper en puntuales ocasiones. Su familia nunca fue especialmente adinerada. Sin embargo, ya entonces tenía claro que su mayor sueño sería el de mantenerse con el dinero que recibiera de su faceta de actor. No le importaba el papel: disfrutaba interpretando. Dejó la universidad al poco de empezar, pues los estudios nunca fueron su fuerte, y se marchó a Hawaii. En Maui vivió en una encantadora furgoneta pintada con dibujos de Scooby Doo. Sin casa, disfrutando de la naturaleza y sobreviviendo con el dinero justo que podía sacarse… Insiste en que fue una época que disfrutó mucho. Un año más tarde inició su carrera profesional tras conocer a la actriz y directora Rae Dawn Chong (Commando, El color púrpura). Él trabajaba por aquel entonces de camarero en un bar de la isla hawaiana, donde coincidieron. Se presentó, le comentó que era actor también, y despertó el interés de la realizadora. Dio la casualidad de que estaba haciendo audiciones, y necesitaba a alguien que interpretara a Devon, clásico personaje joven y engreído, en el cortometraje Cursed Part III. Ese personaje fue el que sacó de Maui a Pratt, como él mismo explicó en una entrevista con Ellen DeGeneres.

Ya en Los Ángeles, tras el rodaje de la comedia de terror, encontró un nuevo trabajo en la serie Everwood, interpretando al atleta Bright Abbott entre 2002 y 2006. Al concluir con Everwood, Pratt pasó a formar parte del reparto de otra serie, The O. C., en su última temporada. Éstos fueron sus dos primeros papeles de mayor relevancia. Mientras trabajaba en estos proyectos también participó en alguna que otra película. Pronto todos estos roles se verían eclipsados por el adorable personaje de Andy Dwyer, en Parks and Recreation. Su desparpajo y naturalidad, así como su capacidad de improvisación lograron consagrarlo como un actor de comedia muy querido por la audiencia. Quedó demostrado al pasar de ser una guest star en la primera temporada a ascender a personaje fijo del elenco de Parks and Rec tras ésta. En un principio Andy Dwyer iba a participar como personaje secundario y temporal. El talento cómico de Chris Pratt fue recompensado, y ajustaron el guion para que siguiera teniendo cabida en la segunda tanda del mockumentary.

El inocente e infantil Andy se ganó el corazón de todos los que participaron en Parks and Rec, dentro y fuera de la pantalla. Esta comedia, inspirada en el estilo y tono de The Office, está repleta de líneas y escenas de improvisación. A Pratt se le ocurrían las ideas, las frases… y simplemente se dejaba llevar. En la segunda temporada de la serie decidió aparecer desnudo sin avisar en una de las escenas. El guion pautaba que su personaje aparecía en casa de su ex-novia Ann (Rashida Jones) para sorprenderla, y el personaje de Amy Poehler, Leslie, abría la puerta. La sorpresa que muestra Poehler en esta escena en la serie es real. Al actor no le estaba convenciendo el resultado de las tomas grabadas, así que optó por una solución más dramática. Si bien el resultado fue convincente, por llamarlo de algún modo, la NBC le reprendió por ello. Pero Chris Pratt no dejó de improvisar. De hecho, Michael Schur, uno de los guionistas y creadores, insiste que la mejor línea de toda la serie fue improvisada por el actor. Se refiere a una escena en la cual Leslie, enferma de gripe en el trabajo, recibe un comentario de Andy que está tecleando desde su ordenador muy concentrado…

 Parks and Rec fue lo que le faltaba al actor para llamar la atención y participar en producciones de mayor relevancia internacional. Poco después de comenzar a trabajar en la comedia fue escogido como secundario en varias películas, interpretando roles en Jennifer’s Body, Guerra de novias y otras producciones similares. En Llévame a casa, nena, otra comedia, conoció a Anne Faris, su actual mujer. Posteriormente aceptó papeles con una carga más dramática que le permitieron demostrar su valía más allá de su faceta humorística. Así, participó en la nominada a los Oscar Moneyball: rompiendo las reglas, y en las ganadoras de un Oscar La noche más oscura y Her. Esto sin dejar a un lado las comedias.

A pesar de haber formado parte del reparto de estas populares producciones, Pratt no era un actor conocido en España. Y es que Parks and Recreation no se ha emitido nunca en nuestro país, y aparte de sus últimos trabajos en el cine, éste es sin duda su personaje más popular. Por tanto, antes de Guardianes de la Galaxia pocos habían oído hablar del actor americano. Previa a ésta, La Lego Película se convirtió en un taquillazo mundial. Chris Pratt puso voz a Emmet, pero se perdió con el doblaje. Sin embargo, volvió a triunfar en taquilla poco después de la mano de Marvel, esta vez no interpretando a un personaje de Lego, sino al héroe galáctico Peter Quill. Perdón, Star-Lord. Fue muy sonada su transformación para este papel, más en Estados Unidos, donde su Andy Dwyer se encontraba bastante lejos de poderse considerar un clásico héroe marvelita musculoso. El entrenamiento de los superhéroes dio resultado, y el actor fue escogido para interpretar al granuja protagonista de Guardianes de la Galaxia, película aclamada por la crítica y la audiencia.

Chris Pratt se fue perfilando a partir de entonces como héroe de aventuras, valiente, fuerte, gamberro, encantador. Estas características le sirvieron para convertirse en el protagonista de uno de los blockbuster del año: el recién estrenado Jurassic World. Muchos han comparado su papel con el de Indiana Jones. Un Indiana Jones que doma a velocirraptores, pero quitando eso, son prácticamente el mismo personaje. Son héroes, leales y muy masculinos, son los que salvan la situación y enamoran a la chica. En esta ocasión la mayor diferencia era que en vez de tesoros antiguos se trata de dinosaurios genéticamente modificados. Muy punteros. Y a Chris Pratt no le hace falta mucho más. Se convierte en Owen Grady y protagoniza junto a Bryce Dallas Howard una cinta que cumple soberanamente bien con su objetivo: entretener, contar una historia de aventuras que te sumerge en el mundo del jurásico moderno. Y que resulta lo suficientemente apetecible al público como para romper la taquilla en su fin de semana de estreno, superando al de Los Vengadores.

El actor ha combinado talento y suerte para llegar hasta donde está. Una revelación para el mundillo de Hollywood; se lo rifan para nuevos proyectos. Por ahora, ya ha firmado para (como mínimo) una secuela de Jurassic World, así como de Guardianes de la Galaxia, que se estrenará en verano de 2017. En cualquier caso, Marvel no parece que vaya a conformarse con eso, porque ¿cuándo se conforma Marvel? Se espera que aparezca también en La Guerra del Infinito, doble película de los Vengadores, junto con el resto de Guardianes. También forma parte del reparto de Los Siete Magníficos, lo que le permitirá dar el salto al western. Así mismo, protagonizará junto a Jennifer Lawrence Passengers, un romance de ciencia-ficción.

No es de extrañar que sea el favorito para un hipotético cambio de actor para Indiana Jones. El papel le va como anillo al dedo. Por el momento, puede disfrutar de haber cumplido su sueño: se está ganando la vida actuando. Y bastante bien, la verdad.

Rocío de la Aldea

Rocío de la Aldea

Proyecto de comunicadora audiovisual, scout, zurda, seriéfila y marvelita. Mi sueño es tener un dragón.
Rocío de la Aldea

Latest posts by Rocío de la Aldea (see all)

It's only fair to share...Share on Facebook78Tweet about this on TwitterShare on Google+1Print this pageEmail this to someone

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.