Butterfly / There She Goes : Los problemas cotidianos de las familias con hijos especiales

Hoy os vamos a hablar de dos series recientes británicas que tienen características similares y que fueron incluidas en nuestro reciente  Top 20 británico y de las que no habíamos tenido la oportunidad de hablar todavía en profundidad en el blog como es el caso de ‘Butterfly’ y ‘There She Goes’.

Ambas comparten la característica de ser  sobre familias con dos hijos, uno de los cuales tiene graves problemas de adaptación a su entorno, sea por la aceptación de su condición sexual como sucede con un niño transexual en ‘Butterfly’ o por las dificultades de educar y controlar a una niña autista en ‘There She Goes’.

En ambos casos han elegido grandes actores y muy populares para los personajes de los padres como una manera de llamar la atención sobre los trastornos familiares que causan ambos hijos y que acaban centrando el 95% de la atención familiar con el consiguiente resquemor por parte del otro hijo que se siente ninguneado, además de ser fuente de graves tensiones entre los dos cónyuges por la presión a la que se ven sometidos.

Las dos propuestas son ámpliamente recomendables, aunque no son nada sencillas  y en algún momento pueden incomodar bastante al ver el quehacer cotidiano que está completamente hipotecado por las características de esos dos hijos tan especiales.

BUTTERFLY. LA COMPLICADA TRANSICIÓN DE UN NIÑO TRANSEXUAL

Ficha: Butterfly 3 episodios. 45 m   Oct 2018 ITV(UK)

La familia Duffy debe afrontar la identidad transexual de su hijo de once años Max que se siente mujer y quiere ser llamado Maxine. Los padres que viven separados reaccionan de forma diferente, con la madre haciendo todo lo posible para apoyar los sentimientos de su hijo, mientras que el padre considera que es demasiado pronto para tomar decisiones irreversibles y que puede ser una sensación  o moda pasajera.

Basada en testimonios de personas reales que han pasado por esa misma situación, ‘Butterfly’ es una verdadera delicia al tratar con una gran sutileza y cariño, el drama familiar de la transición a la transexualidad de un hijo y las diferentes formas de afrontarlo, sin efectismos ni trucos baratos, buscando sobretodo informar al espectador con una historia sobre un tema inédito a esas jóvenes edades.

El buen trazo del gran guionista veterano Tony Marchant (Public Enemies, The Secret Agent) reunido de nuevo con su actriz favorita Anna Friel, tras la fabulosa ‘Public Enemies’, nos proporciona un documento excepcional para conocer de primera mano el drama de las familias pero sobre todo de los niños que se sienten atrapados en un cuerpo que no se corresponde con el género que sienten y las trabas tanto burocráticas como médicas o económicas para conseguir normalizar la situación.

Por encima de todos destaca la alucinante actuación del joven actor Callum Booth-Ford que da vida a Max/Maxine haciendo completamente creíble los dilemas tan importantes que se le presentan a un niño de once años que se siente una niña a todos los efectos.

A pesar de que Tony Marchant consideró seriamente elegir a un niño transexual para el papel, finalmente la recomendación de las propias organizaciones de familias con hijos transexuales le convencieron de no seguir por ese camino y  elegir al mejor niño actor que resultó Callum Boofh-Ford para el papel. De esa forma evitaban la presión que habría supuesto para un niño transexual, recibir toda esa atención a esa tierna edad que podría abrumarlo demasiado con consecuencias incontrolables.

En mi caso, os puedo asegurar que es una de las mejores series británicas que vi el año pasado, tierna y conmovedora al ser testigos privilegiados del complicado viaje personal de Max para convertirse en Maxine, con el apoyo incondicional de su madre, como podéis ver en el trailer de la miniserie.

THERE SHE GOES. EDUCAR A UN NIÑO CON GRAVES TRASTORNOS DE APRENDIZAJE

Ficha: There She Goes 5 episodios.   30 m Oct 2018 BBC4 (UK)

Crónica de la vida cotidiana de una familia cuya hija menor Rosie tiene una discapacidad mental con graves problemas de aprendizaje y un comportamiento de lo más irascible que convierte cualquier pequeño acto normal en un verdadero drama familiar poniendo a prueba continuamente la enorme paciencia de sus padres, que tienen que lidiar con  su propia crisis conyugal.

La serie está basada en la propia experiencia del creador de la serie, Shaun Pye para educar a su propia hija Jo, nacida en 200. Pye quiso plasmar sus vivencias en una miniserie para ayudar a visibilizar los problemas de los padres con su misma experiencia.

En su primer borrador su planteamiento era más ligero y humorístico pero tras enseñárselo a su mujer, decidió hacerlo mucho más realista siguiendo su consejo,  para mostrar especialmente ese trabajo ímprobo de conseguir  realizar cualquier pequeño acto cotidiano con una niña  con ese comportamiento tan descontrolado.

Elegir a un actor tan querido y popular como David Tennant para el personaje del padre ha sido un gran acierto, ya que no es presentado como un padre modelo por su tendencia a escaquearse demasiado, dejando todo el peso de cargar y educar a Rosie a su mujer Emily. Una mujer  que estalla en determinadas ocasiones con una gran interpretación de otra gran actriz como Jessica Hynes que se siente sola y abrumada al ser incapaz de controlar y educar a su hija sin apenas colaboración de su cónyuge.

El contrapunto lo volvemos a tener con el hijo mayor Ben, un niño modelo en todos los sentidos pero que se siente absolutamente apartado  de la dinámica familiar que se centra absolutamente en Rosie. Cualquier acto como bañarse, ir al parque  o tomar el desayuno se convierte  en un enorme drama gracias a la excelente y exasperante interpretación de la niña actriz Miley Locke que tampoco es autista, siendo elegida por las mismas razones que os he explicado en el apartado anterior.

La idea es muy interesante, pero tengo que avisaros que la puesta en escena es demasiado dura y áspera, con un estilo casi de documental.

Un problema es  cargar demasiado las tintas sobre los aspectos negativos de esa paternidad que duran casi todo el episodio, y que  no quedan compensadas por las pequeñas satisfacciones finales que suponen conseguir la tarea realizada o algún pequeño progreso,

En mi caso, debo avisar que a pesar de su calidad  me ha sido una serie terriblemente incómoda de ver lo que para algunas personas puede dificultar que penetre su mensaje por ese envoltorio tan crudo como el que se muestra la problemática diaria de la pequeña Rosie.

Aquí tenéis el trailer de la serie

Dos series, dos familias con problemáticas similares que en ambos casos son muy interesantes de conocer, han ocupado nuestra primera entrada normalizada de 2019, tras el cúmulo de recopilaciones de las últimas semanas, Os recomiendo que les deis una oportunidad por ser algo diferente a todo lo habitual y con una gran carga humana en ambos casos

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.