Black Monday : una sátira muy forzada sobre Wall Street

La hibridación de géneros es una de las tendencias más habituales en muchas series recientes, donde las fronteras entre la comedia y el drama cada vez son más difusas como sucede con ‘Black Monday’.

En ‘Black Monday’ el problema surge cuando esa hibridación se convierte en indefinición por no tener nada claro lo que quiere ser, dando tumbos entre una historia dramática y una sátira desmadrada y pasada de rosca, con el resultado final de que no funciona en ninguno de los dos terrenos como os vamos a analizar a continuación.

Ficha: Black Monday 10+ 30 min . Ene 2019 – . Cadena: Showtime( USA)/ Movistar Series (E)

La trama :
El 17 de Enero de 1987 es conocido en todos los círculos financieros como el ‘Black Monday’ o ‘Lunes Negro’ , debido a la crisis bursátil que por causas desconocidas hizo caer la bolsa en picado. La serie nos muestra, a partir de una escena inicial en que vemos a una persona sin identificar caer desde lo alto de un rascacielos, la cuenta atras del año anterior al día más aciago de Wall Street de la mano de los empleados del Jammer Group, un chiringuito bursátil de segunda división, como anunciaban en su promoción original.

Dicha firma está dirigida por Maurice ‘Mo’ Monroe, el único director negro del sector que tiene como persona de confianza a Dawn, la única mujer negra del sector lo que convierte a su empresa en algo diferente al resto de operadores de Wall Street, por esa diversidad étnica y de género que brilla por su ausencia.

‘Mo’ es un visionario megalomaníaco que disfruta manipulando a todos sus empleados hasta límites insospechados y para el que ganar dinero a espuertas es lo único que cuenta en la vida, sin importarle sus consecuencias ni los medios para conseguirlo, como muestra el primer trailer de la serie.

La historia empieza un año antes del crack bursátil y de esa persona que se mata en la caída, cuando un joven economista Blair Pfaff intenta encontrar trabajo en Wall Street de la mano de un algoritmo matemático que ha diseñado para intentar prevenir los vaivenes bursátiles

Tras una serie de vicisitudes el pobre Blair acaba en las garras de ‘Mo’ y trabajando en el Jammer Group con Dawn, en una operación financiera para comprar una empresa de fabricación de pantalones, para poder desmantelarla y vender los terrenos en los que está instalada a precio de titanio.

La historia no se diferencia demasiado a las películas que han tratado ese mundo financiero despiadado como ‘Wall Street’ o ‘El Lobo de Wall Street’, pero optando por un tono de comedia negra y desmadrada poniendo mucho el acento en el comportamiento errático y descontrolado  de los empleados del grupo Jammer, que rivalizan tanto parar conseguir los mayores beneficios como para hacer las mayores excentricidades.

Las relaciones mentor-discípulo son a dos niveles entre ‘Mo’ y Blair por un lado y la más consolidada entre ‘Mo’ y Dawn con su propia historia sexual a cuestas, formando un triángulo bastante peculiar, pero que no consigue encontrar el equilibrio entre la parte más seria y unos gags y  unos comportamientos que en demasiados momentos producen vergüenza ajena por lo ridículos que resultan.

Don Cheadle es un gran actor y se lo pasa en grande haciendo todo tipo de aspavientos en la estela de los que hizo anteriormente en un papel muy similar en ‘House of Lies’, pero se está volviendo vago y perezoso al elegir personajes como su Maurice Monroe que cae en la caricatura de brocha gorda y pierde su posible efectividad tanto de denuncia financiera como de comicidad.

Su actuación marca el nivel de sus otros dos compañeros principales Regina Hall, como su socia Dawn, y Andrew Rannells como el pipiolo Blair, que se ven arrastrados a la vorágine de bromas y gags de brocha gorda de su jefe, de donde sale mejor parada King que Rannells, con crisis de niño pequeño como la del siguiente vídeo donde piensa que se ha equivocado de carrera.

A medida que van pasando los episodios sus dos creadores Jordan Cahan y David Caspe ( Happy Endings) , se decantan claramente hacia el campo de la comedia desmadrada y de brocha gorda. El misterio de la persona que muere al principio de la serie, lo utilizan como un cebo para tener en vilo al espectador, pero lo resuelven con tan poca traza y de una manera tan tramposa que la sensación de tomadura de pelo es la que me ha quedado tras ver completa su 1T.

Una muestra del nivel de la comedia negra, lo podéis ver en el siguiente vídeo con una discusión entre los dos jefes sobre temas estratégicos, que pronto deriva hacia cualquier otra cosa.

Si os gustan las comedias negras y salvajes , donde la sutilidad brilla por su ausencia, le podéis dar una oportunidad a ver si os engancha ese tono, pero viendo las ambiciones iniciales de la serie y el resultado final de la misma, el halo de decepción que me ha dejado es el que he querido compartir con vosotros.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.