White Christmas: la vuelta de Black Mirror

Black Mirror, la siempre sorprendente ficción británica, es única en su tratamiento y temática. Channel 4 nos convence -con las majestuosas representaciones distópicas que nos presentan- de que formamos parte de un mundo que avanza hacia las más grotescas realidades. Y en Black Mirror se las saben todas. Charlie Brooker, creador y guionista de la serie, nos propone en cada capítulo una buena dosis de mindfuck.

El título de la serie hace referencia al «espejo negro», reflejo que encontramos en televisores, pantallas, smartphones y tablets, haciendo hincapié en los terrores que se esconden tras el lado oscuro de la tecnología. Estos avances tecnológicos que nos presentan, marcan un indefectible cambio de estilo de vida en nuestras sociedades, donde se aísla todavía más al individuo, deshumanizado en su soledad. Di «bye bye» al happy end.

Otra de sus peculiaridades es que al ser episodios auto-conclusivos, podemos ver cualquiera de ellos independientemente. Olvídate del ‘previously‘, tu cita semanal es con una tv movie.

Schermata-2014-12-22-alle-17.32.26

La tecnología te puede hacer la vida más fácil, aunque todo tiene un coste.

 

Paranoia tecnológica en extremo

En el 3×00, especial navidad, encontramos por primera vez elementos ya vistos en episodios anteriores: la mirada de los personajes volverá a ser decisiva, con los ojos como protagonistas de la historia, como ya vimos en el 1×03. Pero no solo eso, ya que descubrimos varios gadgets más. Los supuestos tecnológicos que nos presentan son tan futuristas como plausibles, dando crédito a la historia, haciéndonos temer que en dos días nos enchufen algo parecido.

Otra de las novedades de White Christmas es que nos cuentan varias historias que orbitan una trama principal, confluyendo todas ellas en un desenlace de buena cuadratura. Por mi perfecto, contra más Black Mirror, mejor.

En dicho capítulo vemos caras conocidas: Jon Hamm (Mad Men) en un registro que incluye carcajadas y sonrisas, una suerte de Don Draper menos cansado de sí mismo. Hamm tiene un acompañante de lujo con Rafe Spall (Prometheus, Life of Pi), al que descubrí en la excelente The Shadow Line. Es un tipo con presencia y arte, sin duda un buen fichaje visto el resultado. Por último dos breves apariciones, las de Oona Chaplin (Dates) y Natalia Tena (10.000 km) -la cuota española de Juego de Tronos-.

Una serie que no solo es única, también es una serie TOP. Cualquier estreno de Black Mirror va a tener un lugar importante en mi calendario seriéfilo.

safe_image

¿y en el tuyo?

 

P.D: En Black Mirror también te hacen de un tráiler una joya. Así anunciaban su segunda temporada:


Víctor Raventós

Víctor Raventós

Amante del buen cine y las mejores series.
Víctor Raventós

Latest posts by Víctor Raventós (see all)

1 comentario

  1. Este tío, Charlie Brooker, es un genio. después de leer el artículo miro y resulta que el solo se escribe TODOS los episodios.. que mente más creativa. Espero muchos episodios más, por una larga vida a BM!!!!

    Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.