Black Earth Rising: El remordimiento de los supervivientes del genocidio de Ruanda

Una de las series más esperadas por los amantes de la televisión arriesgada y comprometida era ‘Black Earth Rising’ la nueva propuesta de Hugo Blick artífice de dos maravillas como ‘La Mujer Honorable’ y ‘The Shadow Line’, dos historias complejas y con unos personajes con muchas aristas.

En este caso Hugo Blick se ha centrado en el genocidio de Ruanda que acabó con la vida de millones de hutus y tutsis en una de las mayores carnicerías de la historia de la humanidad, para hacer una historia centrada en la investigación del Tribunal Internacional de Derechos Humanos de La Haya para enjuiciar a los causantes de las matanzas dos décadas y media después

El tema es interesante y con muchas posibilidades, pero el desarrollo no me ha acabado de convencer, en parte por la extraña actuación de su protagonista femenina y en parte por la aridez y parsimonia con la que ha ejecutado el tema Hugo Blick. Si a eso le añadimos la necesidad de tener un cierto  conocimiento previo de los hechos para poder entender toda la carga emocional del conflicto,  no la hace una serie muy asequible en general, como os vamos a explicar a continuación

Ficha: Black Earth Rising 55 min . Sep 2018- Oct 2018. Idioma: Ingles subs español/ español. Cadena: BBC2 (UK) / Netflix ( E)

La trama :
Eve Ashby es una abogada especializada en acusaciones de crímenes internacionales de guerra que acepta el encargo de hacer de fiscal en el tribunal de La Haya en el caso contra Simon Nyamoya ,un general ruandés reconvertido en mercenario que ha sido detenido y extraditado a ese tribunal internacional por crimenes de guerra.

El caso afecta muy personalmente a Eve, puesto que su hija adoptada Kate, que trabaja como investigadora en sus casos,  es tutsi de origen y fue rescatada  y adoptada posteriormente por la abogada al ser la única superviviente de una masacre sucedida en una iglesia.

En dicho lugar  centenares de tutsis fueron asesinados a manos de la milicia hutu con machetes y cuchillos. Eve es ayudada en el caso por su compañero de bufete y pareja sentimental, Michael Ennis un americano divorciado establecido en Londres desde hace años.

Este trío protagonista es el que nos va a conducir desde sus diferentes puntos de vista por la enorme complejidad del genocidio ruandés, donde las traiciones y lealtades han sido cambiantes hasta nuestros días y donde los dirigentes siguen peleándose por repartirse las riquezas del país en connivencia con grandes multinacionales mineras dispuestas a todo por aumentar su cuenta de beneficios.

En el trailer de la serie se desarrollan sucintamente todos estos temas.

El planteamiento inicial de la serie es bastante engañoso, puesto que todo lo que se nos muestra en el primer episodio, salta por los aires de forma inesperada poco más adelante en un cambio total de rumbo que en mi opinión perjudicó más que benefició a la serie.

Tras ese juego de manos inicial ‘Black Earth Rising’ empieza a centrarse en el personaje de Kate Ashby, completamente obsesionada por el caso que le hace revivir los traumas de su tragedia infantil que tenía enterrados en su psique. Al escarbar en su investigación salen a relucir esos problemas aumentados exponencialmente, por ese aspecto psicológico del remordimiento y la culpabilidad del superviviente que le impele a buscar sus propias respuestas enfrentándose en la actualidad a los supervivientes de la masacre.

El papel protagonista de Kate, corre a cargo de Michaela Coel, en un cambio de registro total de su alocado papel en ‘Chewing Gum’ una gran comedia por la que ganó el BAFTA a la mejor actriz de comedia en 2016. En esta ocasión se adentra  en un personaje muy complejo y complicado que en mi opinión le ha venido demasiado grande a Coel, demasiado forzada y agarrotada en muchas de  sus escenas.

Esa hiperintensidad mostrada de forma continua y sin ningún momento de reposo  actuaba en detrimento de la credibilidad cuando interactuaba con el resto del reparto, en especial con el gran John Goodman, capaz de mostrar muchos más sentimientos y sensaciones de una manera más relajada.

Entiendo perfectamente las intenciones de mostrar el drama del genocidio a través del ojos de Kate, pero cuando la actriz es incapaz de mostrar el más mínimo signo de relajación ni siquiera  remando en su tiempo libre, siempre con la espalda y el cuello tiesos como un palo, el efecto ha sido el contrario en mi caso. Ha acabado cargándome demasiado su presencia continua en pantalla, pero soy consciente que a lo mejor no es una opinión generalizada por esa opción seca y adusta que han tomado en construir su personaje.

En cambio John Goodman está magnífico como siempre, apuntalando al resto del reparto en todas las escenas que sale, sabiendo combinar el dramatismo de los temas con la naturalidad de su actuación.

En determinadas ocasiones ‘Black Earth Rising’ me recordaba a las películas del combativo cine político de los setenta y los ochenta donde lo importante era hacer llegar el mensaje político dejando los aspectos formales cinematográficos y de entretenimiento al margen.

Es importante dar visibilidad a unos hechos tan salvajes que han quedado sepultados en el recuerdo, por el aluvión de noticias que hace obsoletas las masacres al cabo de pocos años, pero el instrumento debe ser efectivo en hacer llegar ese mensaje de una forma más o menos asequible so pena de reducir muchísimo su alcance que es lo que en mi opinión le ha pasado a ‘Black Earth Rising’.

A pesar de haber estado en Ruanda y conocer de primera mano los hechos, el planteamiento de Hugo Blick me ha parecido muy confuso y enmarañado, abriendo muchos frentes y cerrando solo los principales, por lo que los problemas que vais a tener para entender todo el conflicto sin saber nada anteriormente van a ser enormes.

Esa sensación de que el mensaje político está por encima de cualquier otra consideración artística o narrativa, da como resultado una historia que va perdiendo fuelle a pasos agigantados, hasta recibir un poco de aire en el capitulo final, que deja bastantes frentes abiertos para una posible continuación que si fuera por las bajas cifras de audiencia de BBC2 estaría en peligro.

En todo caso, al ser una coproducción con Netflix que la estrenará próximamente en nuestro país, todo puede cambiar, porque es un tipo de serie que puede despertar grandes elogios y pasiones si entráis en su juego y sobre todo si os convence la actuación de Michaela Coel que es la prueba de fuego de la serie, que en mi caso particular no ha pasado, por lo que os dejo con esta promoción de su estreno en el Reino Unido a la espera de que llegue por estos lares.

‘Black Earth Rising’ es una serie que despierta mayor interés por los temas que quiere contar mas que por la forma en que los cuenta, pero si que os recomiendo que le deis una oportunidad en especial si os gustan los temas arriesgados y comprometidos de denuncias de política internacional

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.