Batman: de las estrellas a estrellado

Para esta entrada no se han tenido en cuenta la película de 1966, las adaptaciones animadas ni la trilogía de Christopher Nolan. 

Tras el éxito cosechado en el primer año de vida de Superman, la editorial americana DC Comics, conocida por aquel entonces como National Allied Publications, estaba en busca del próximo gran bombazo. Dos jóvenes autores, Bill Finger y Bob Kane, consiguieron crear la que sería la nueva gallina de los huevos de oro: The Bat-Man, un luchador de la justicia que ofrecía un tono más oscuro y “terrenal” en comparación con las aventuras del hombre de acero, y que bebía de títulos pulp de la talla de The Shadow, Doc Savage y Dick Tracy, personajes clásicos como Sherlock Holmes y las películas La marca del Zorro y El murciélago susurra, sin olvidarnos de Leonardo Da Vinci, siendo sus bocetos del ornitóptero los que sirvieron como molde para el diseño de la famosa capa. El Hombre Murciélago vio la luz en el extraordinario número 27 de la línea Detective Comics (línea cuyas iniciales tomarían en el momento de renombrar la editorial), que se convirtió en un auténtico fenómeno de masas y donde se asentaron algunas de las bases del superhéroe que lo siguen acompañando hoy en día. Como ya hiciéramos con Superman, la pronta llegada de Batman v Superman a nuestras salas nos da, como no podía ser de otra forma, la excusa perfecta para echar un vistazo a las adaptaciones más importantes del Hombre Murciélago a la gran pantalla, así como el proceso que creativo detrás de ellas.

Era Michael Keaton:

batman_240 años después de sus primeras aventuras en viñeta, Michal Unslan y Benjamin Melniker se hicieron con los derechos del personaje con la intención de llevar a cabo una película. Los productores querían realizar un largometraje oscuro y adulto, alejándose así de la archiconocida serie de los años 60 para acercarse al material original creado por Finger y Kane. Desafortunadamente para ellos, la gran mayoría de estudios estaban interesados en sacar adelante el proyecto siempre que su tono fuese similar al ya visto con Adam West y compañía; tras numerosas respuestas negativas al final consiguieron encontrar el sitio adecuado bajo la torre de Warner Bros, que el año anterior había lanzado con éxito la carrera cinematográfica de Superman. A pesar de esta pequeña gran victoria de los productores, las cosas no fueron tan fáciles como creían: Unslan y Melniker no consiguieron presentar un proyecto en firme hasta 1983.

Tom Mankiewicz, que había trabajado como guionista junto a Richard Donner en Superman: La Película, fue el encargado de realizar una primera versión de un guión que presentaba a Bruce Wayne acompañado de Dick Grayson plantando cara al Joker y Rupert Thorne. Tras dar el visto bueno al manuscrito, el estudio anunció que estrenarían la película dos años más tarde y que ésta contaría con un presupuesto de 20 millones de dólares. Se llegaron a barajar los nombres de Joe Dante e Ivan Reitman para el puesto del director, teniendo la intención el segundo de fichar a Bill Murray para el papel de Batman y Eddie Murphy para el de Robin, pero la mala suerte parecía revolotear por encima de las buenas intenciones de los productores y el estudio: el proyecto nunca se llevó a cabo después del fallecimiento de algunos de los actores que tenían pensado contratar (concretamente William Holden y David Niven, escogidos para meterse en la piel del comisario Gordon y Alfred Pennyworth).

No fue hasta 1985 que la maquinaria volvió a ponerse en marcha. Después del éxito cosechado con La Gran Aventura de Pee-Wee, Warner contrató a Tim Burton como director para una futura película que todavía estaba en pañales. A pesar de no ser especialmente fanático de los cómics, Burton declaró quedar impresionado con las novelas gráficas La Broma Asesina (Alan Moore) y The Dark Knight Returns (Frank Miller), títulos que lo empujaron a aceptar la propuesta. Él mismo encargó la tarea de escribir el guión a Sam Hamm, quien con contó con Bob Kane como consultor, y aunque todo iba viento en popa el estudio seguía dudando de la viabilidad del proyecto. Gracias a la buena acogida de Beetlejuice (1988), Warner decidió dar luz verde a la producción.

Fue esa misma película la que llevó al director a fichar a Michael Keaton para encarnar al encapuchado de Gotham. Como es costumbre, el anuncio fue recibido con bastante rechazo por parte de los seguidores del personaje, quienes no creían que el actor fuese capaz de representar a Bruce Wayne, ni mucho menos a Batman, en la gran pantalla, pero Burton estaba seguro de que Keaton tenía todo lo necesario para dar vida a su propia versión del personaje. El padre de Frankenweenie veía en la figura del Hombre Murciélago a un hombre desequilibrado y cuyo duelo con el Joker representaba el choque entre los dos extremos de lo que llamamos “libertad”. El actor pensilvano consiguió desbancar a otros nombres como Mel Gibson, Kevin Costner, Bill Murray y Charlie Sheen, mientras que Jack Nicholson hizo lo propio para el papel del Joker con Tim Curry, James Woods, David Bowie o John Lithgow, entre otros. Danny Elfman, que ya había trabajado con Burton en el pasado, fue el encargado de componer la banda sonora.

batman_3Tanto el público como la prensa especializada dieron una buena acogida a Batman; hubieron algunas críticas menores que se centraron en el hecho de que era un largometraje de superhéroes muy oscuro y cargado de violencia, pero sin lugar a dudas lo que causó más controversia dentro de los seguidores del Hombre Murciélago fue la sustitución de Joe Chill como asesino de los padres de Bruce por Jack Napier, quien terminaba transformándose en el Joker. Incluso con estas pequeñas “pegas”, la película se convirtió en un auténtico bombazo, consiguiendo romper el récord de mayor recaudación en el primer fin de semana al superar la barrera de los 43 millones de dólares, además de ser el primer título que conseguía los 100 millones en sus 10 primeros días de proyección; al final de su ciclo en las salas de cine de todo el mundo, Batman llegó a los 411 millones de dólares, a los que hay que sumar los 150 que consiguió en el mercado doméstico. Para hacernos una idea de lo que suponen estas cifras, no fue hasta la llegada de El Caballero Oscuro en 2008 que una película basada en un personaje de DC conseguía superar esos números.

Los directivos de Warner se frotaron las manos, sabían, al igual que había ocurrido con DC Comics, que tenían una nueva gallina de los huevos de oro, motivo que les llevó a ofrecer a Burton la tarea de dirigir la secuela. El director californiano tenía sus dudas, llegando a declarar que solo llevaría a cabo el proyecto si éste le ofrecía algo nuevo y emocionante. Para convencerlo, desde el estudio le dieron control total sobre el proyecto; Burton aceptó y decidió contratar a Daniel Waters, cuyo trabajo en Escuela de jóvenes asesinos lo había impresionado, con la misión de reescribir el guión que había preparado Sam Hamm. El principal cambio se dio entorno a la figura del Pingüino; en la versión original el villano carecía de peso y trasfondo, por lo que Waters decidió darle una vuelta de tuerca y convertirlo en uno de los ejes de la película. “Quería demostrar que los verdaderos villanos del mundo no usan disfraces”, declaró el guionista. Y lo consiguió.

batman_4El actor que iba a interpretar al malo de turno estaba claro desde un principio; de hecho, el papel se había escrito ya teniendo en mente a Danny DeVito, pero con Catwoman ocurrió todo lo contrario. Burton contactó con Annette Bening después de ver su trabajo en Los Timadores para ofrecerle el rol, quien a pesar de aceptar tuvo que abandonar la producción por su embarazo. Aparecieron nombres como los de Raquel Welch, Madonna, Cher, Bridget Fonda y Susan Sarandon para sustituirla, pero fue Michelle Pfeiffer quien se llevó el gato al agua después de lograr convencer y gustar a Burton en una reunión que mantuvieron. La banda sonora, como no podía ser de otra forma, volvía a correr a cargo de Danny Elfman.

Siendo más oscura que la original (aunque Burton opine lo contrario), Batman Returns recibió muy buenas críticas, destacando la mayoría de ellas el apartado visual y la banda sonora. La recepción en las salas es otra historia; a pesar de ser considerada un éxito financiero, llegando a recaudar 266 millones de dólares, el estudio no acabó del todo satisfecho puesto que esa cifra suponía una reducción sustancial en comparación con los números de la película original; una las posibles causas de este bajón es la controversia que se generó alrededor de la película en los círculos familiares más conservadores de Estados Unidos, quejándose muchos padres y madres de la cantidad de referencias sexuales y las altas dosis de violencia que contenía el largometraje, hasta el punto de que dichas quejas supusieron la cancelación por parte de McDonald’s del acuerdo que tenían con el estudio para lanzar una promoción con los Happy Meal. Sea como fuere, esa reducción en la recaudación supuso que Warner tomase la decisión de llevar a la franquicia del Caballero Oscuro hacia una dirección más “ligera”. Tim Burton pasaba así a tener el papel de productor para la siguiente entrega, mientras que Michael Keaton colgaba la capa.

Era Joel Schumacher:

batman_5

Como ya ocurrió con Superman, el cambio de director no sentó nada bien a la franquicia. La idea inicial de Schumacher era la de rodar una adaptación de Batman: Año Uno de Frank Miller, pero el estudio rechazó la propuesta. Querían una secuela, no contar los inicios del superhéroe. Lee y Jason Scott-Batchler fueron los encargados de realizar una primera versión del guión de lo que sería Batman Forever, donde se presentaba al Riddler como el principal enemigo. A pesar de estar satisfecho, el director creía que la historia se podía “aligerar” más, por lo que decidió contratar a Akiva Goldsman para que realizara una reescritura del manuscrito. Keaton rechazó una oferta de 15 millones de dólares al no compartir la nueva visión del personaje; algunos de los nombres que se pusieron sobre la mesa para reemplazarlo fueron los de Daniel Day-Lewis, Ralph Fiennes y Johnny Depp, pero no fue otro que Val Kilmer quien consiguió hacerse con el papel.

Nicole Kidman le ganó el puesto a Robin Wright, Rene Ruso y Linda Hamilton como la Dra. Chase Meridian, mientras que Tommy Lee-Jones fue el elegido para representar a Dos Caras. Para el papel del Riddler se barajó la posibilidad de contratar a Robin Williams y, atención, Michael Jackson, pero fue Jim Carrey quien se terminó enfundando las mallas verdes. Batman Forever supondría también la presentación de Robin, para quien ya tenían fichado a Marlon Wayans, pero desde el estudio decidieron cambiar el personaje y se acercaron a Leonardo Di Caprio, quien rechazó el papel después de reunirse con Schumacher. Chris O’Donnell acabó siendo el elegido para ponerse el segundo par de botas del dúo dinámico. Quien también se quedó fuera del proyecto fue Danny Elfman, sustituido por Elliot Goldenthal.

batman_6En 1995 se estrenó la película, recibiendo críticas mayormente negativas por parte de la prensa especializada. Muchos la consideraron, con razón, un largometraje sobrecargado en todos los aspectos, empezando por un apartado visual repleto de colores que chirriaba con la naturaleza del personaje, una banda sonora que a pesar de contener algunas piezas clásicas incorporaba canciones pop de la época y una galería de personajes larga en exceso. A pesar de estas críticas, Batman Forever consiguió desbancar a Jurassic Park como película con mayor recaudación en su primer fin de semana, y terminó llevándose un total de 336 millones de dólares en todo el mundo, una cifra más que suficiente para que Warner tomara la decisión de realizar una nueva entrega. Con más personajes.

Schumacher y Akiva volvieron a formar equipo para que le se terminaría convirtiendo en una de las peores películas de superhéroes de todos los tiempos. Batman y Robin supuso la entrada de George Clooney en la franquicia, contratado para sustituir a Val Kilmer después de los problemas que habían tenido actor y director en el set del rodaje de la anterior entrega. Para el papel de Mr. Freeze consideraron a Patrick Stewart, pero terminaron por reescribir el personaje para acomodarlo a la visión de Schumacher, siendo Arnold Schwarzenegger el responsable de dar vida al enemigo más casposo en la gran pantalla del encapuchado de Gotham, que no es poco. Uma Thurman aceptó el rol de Poison Ivy después de gustarle la caracterización de femme fatale, mientras que para representar a Batgirl la única opción que tenían era la de Alicia Silverstone. Chris O’Donell repetía como Robin.

batman_7El cambio de tono sufrido entre Returns y Forever era considerable, pero con Batman y Robin el director fue un paso más allá, ofreciendo un baile constante de luces de neón, un montaje nauseabundo y sobreactuaciones que iban acompañadas de algunos de los peores diálogos que haya visto el género. Las frase de Mr. Freeze son antológicas. Eso sin olvidarnos de la cantidad de elementos absurdos como ver a Batman patinando sobre el hielo gracias a sus bat-patines incorporados en el traje, la infame Bat-tarjeta de crédito (“Nunca salgas de la cueva sin ella”) o la aparición de pezones en los trajes de nuestros héroes; como declaró Chris O’Donell años más tarde, la película es un anuncio de juguetes y figuras de acción glorificado. Con el paso de los años Batman y Robin se ha ganado el dudoso calificativo de “tan mala que es buena”, y no son pocos la que la consideran una parodia involuntaria del Caballero Oscuro.

A pesar de las críticas negativas, la película gozó de una recepción aceptable en taquilla, sobretodo en un primer fin de semana donde llegó a la cifra de casi 43 millones de dólares. A partir de la segunda semana el interés del público cayó en picado y para el final de su ciclo en las salas el montante ascendió a un total de 238 millones de dólares. Warner estaba decidida a realizar una quinta entrega en la misma línea, pero después de la reacción negativa de la crítica especializada y los espectadores, Clooney juró que nunca volvería a ponerse en la piel de Bruce Wayne. Éste fue el primer suceso que terminaría llevando al estudio a cancelar la siguiente película. Batman se fue directo a la nevera. No fue hasta el año 2003 que Warner Bros. empezó a mover ficha para volver a colocar al Caballero Oscuro en primera fila, pero esa historia la dejaremos para más adelante.

batman_8

Lucas Di Rado

Lucas Di Rado

"O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un informático."
Lucas Di Rado

Latest posts by Lucas Di Rado (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.