Entrevista a Alberto Vázquez: “Mi intención primera siempre, sea cual sea el proyecto, es contar una historia”

Director de cine de animación, dibujante e ilustrador. “Contador” de realidades y “fabulador” reflexivo. Ilusionista de formas ingenuas, caviloso de perversos contenidos… Alberto Vázquez ha construído un personalísimo vehículo de expresión con el que hacer llegar sus historias a un espectador que ya reconoce en su trazo una identidad subversiva.

psico

Cuatro años han pasado desde que Birdboy ganase ese Goya que Psiconautas necesitaba para ver la luz. Psiconautas la película, precisamos, porque Psiconautas la novela gráfica, llenaba estanterías en librerías especializadas desde 2007. Un camino largo -el cine de animación no sabe de impaciencias- que empieza a dar sus frutos en forma de afectuosa acogida en diferentes festivales.

La segunda nominación a los Goya llegaría en su 29th edición con Sangre de Unicornio, en una temporada cargada de reconocimientos. Más de 200 festivales acogieron aquel 2014 esta inquietante fábula de apariencia naif y fondo macabro.

unicornio

Decorado, su trabajo más reciente, vuelve de Cannes con los deberes hechos y la agenda repleta: su estreno nacional se espera para el 17 de Junio en Valencia. Este relato existencialista, protagonizado por animales antropomorfos, sobre el destino y la libertad del ser humano viene a consolidar el talento de uno de los nombres propios con más peso en el género: Alberto Vázquez vive un momento profesional inmejorable después de haber recibido el premio a Mejor Película en el Festival de Animación de Stuttgart (Alemania) y estar nominado en la misma categoría en el Annecy (Francia), donde también compite con Decorado.

corado

Menudo año, ¿no? Estreno de Decorado en Cannes, reestreno -después de San Sebastián- de Psiconautas en nuestro Cans: ambos con notable éxito. ¿Cómo lo estás viviendo?
-Muy bien, la verdad, pero aunque hayan coincidido las dos cosas al mismo tiempo (volverán a coincidir en Annecy, uno de los eventos de animación de más repercusión), la película hace meses que la terminamos y estrenamos… aunque es ahora cuando iniciará el largo camino de festivales. El corto, en cambio, lo acabamos de estrenar directamente en Cannes y la recepción ha sido estupenda. Estamos muy contentos, la verdad, porque Decorado va un punto por delante de todo mi trabajo anterior.

Después de haber visto Birdboy, Sangre de Unicornio y Psiconautas me quedo con la sensación de que tu trabajo se va recrudeciendo con el tiempo: ¿Tiene esto más que ver con el formato, con la osadía que la madurez imprime a un autor…?
Evidentemente el lenguaje narrativo empleado en el cortometraje no es el mismo que puedes usar en un largo. En el primero tienes la posibilidad de arriesgar más en todos los aspectos, por eso en ellos apreciarás una propuesta más radical, aunque es cierto que yo siempre he dibujado así: me gusta jugar con la iconografía que aportan los animales y con la sencillez del trazo para conseguir que el espectador o el lector se involucren lo máximo posible. Argumentalmente me permite también combinar características del cuento clásico o de la fábula tradicional con contenidos sociales, en una clara intención de subrayar la reflexión mediante ese contraste.

¿Se trabaja más en este país teniendo un Goya?
Partiendo de la apreciación de que las categorías de cortometraje en los Goya no tienen demasiada presencia, es cierto que sí funciona como un buen aval a modo promocional. Es más sencillo pasar ese primer filtro con una serie de premios, claro, pero únicamente a la hora de presentar tus proyectos. Es un buen aval, repito, nunca una garantía de nada.
Pasada la resaca de los premios, las dificultades habituales suelen volver. Como en cada proyecto.

Así a todo, tu intención con Birdboy siempre fue poder llegar a construir Psiconautas, ¿no?
Exacto. Cuando Pedro Rivero -el otro director- contactó conmigo, la idea inicial era adaptar el comic en forma de largometraje, pero financiar un proyecto de este tipo se planteaba muy complicado. Decidimos probar con un corto, un producto cerrado que, en caso de no llegar nunca a ser la película que pretendíamos sí cumpliese nuestras expectativas.
Con todo y más, el camino no fue nada fácil, porque una producción de animación puede llegar a los dos años de duración, con todos los inconvenientes que esto supone.

¿Qué hay de tu trabajo como ilustrador? ¿Es la animación la continuación lógica de tu bagaje como dibujante o un camino paralelo con el que podría convivir perfectamente?

Conviven, conviven. Yo sigo trabajando para varias publicaciones y en mis libros. Hace poco que se editó Feliz Feroz, donde yo firmo las ilustraciones y el Hematocrítico el texto.
Yo utilizo el dibujo como medio para contar historias. Puedo hacer comic, ilustración, animación… pero la idea siempre es contar tu historia. Yo me he fabricado mi propio universo, mi propio vehículo de expresión; y seguiré dándole voz en un medio o en otro.

Háblame de ese universo: ¿Trabajas sobre una base real o todo en tu obra es ficción?
Creo que sí. Creo (risas). Lo que pasa es que todo ese contenido lleva un aderezo de metáforas y matices muy importante. Hay un fondo de realidad, pero muy velada, manteniendo siempre la atmósfera fantástica porque me gusta que mis mundos sean muy fértiles en recursos.

Es verdad, tu trabajo parece esconder mil capas bajo ese minimalismo estético. La crítica social tan incisiva a ratos convive perfectamente con un sentido del humor muy provocador, equilibrando perfectamente el resultado… ¿Esa medición es deliberada?
Sí, sí, en animación hay que medirlo todo escrupulosamente porque no hay lugar para la improvisación. El trabajo previo de guión, de bocetado de storyboard, montaje de video, voces, música, layout, dibujo de fondos, transiciones, etc… el proceso es tan metódico que todo resulta muy proporcionado.
Aún así, es verdad que dentro de ese sistema, yo trabajo siempre con muchísima libertad.

Tú te formaste académicamente en Bellas Artes. ¿Tenías claro, entonces, el camino que esperabas seguir?
No sé si el término formación se ajusta a la realidad que se vive en la carrera de Bellas Artes, la verdad, porque en ella lo que haces básicamente es tocar mil palos. Pintas, esculpes, te inicias en el mundo de la fotografía, del arte contemporáneo… pero es luego, al terminar, cuando te especializas y buscas tu camino.
Yo tuve la gran suerte de conocer el comic, que es con lo que más he aprendido: tanto narrativamente como artísticamete. Me pasé una serie de años bastante obsesionado con este mundillo y su lenguaje, aunque ya entonces me sentía un bastardo porque nunca había leído comics de niño y ese desconocimiento de su “normativa” me llevaba a saltarme algunas reglas… ¿conclusión? que lo que a priori parecían limitaciones, me han llevado a encontrar un vehículo de expresión muy personal que, en mi caso, además es absolutamente fértil porque una idea me conduce irremediablemente a otra.

¿Es el bloqueo el principal enemigo de un artista?
No creas que me bloqueo mucho, que va. Hay gente que tras la intensidad creativa que requiere concluir un proyecto se siente vacío. Yo todavía no he vivido eso. De hecho estoy pensando en una película y tengo en mente también un corto que quiero hacer, pero son historias muy personales (más risas) Creo que si tuviera que escribir para otra persona, igual, me costaría un poco más.

Pues escribe para ti, o sea, para nosotros, pero con tu particular voz, porque es un auténtico placer caminar de tu mano por ese universo.

Muchísima suerte en todo lo que venga, que será mucho y muy bueno 🙂

Maria Nymeria

Maria Nymeria

Subeditora y redactora en la Revista Tviso. "El cine es como la vida pero sin las partes aburridas" Alfred Hitchcock
Maria Nymeria

Latest posts by Maria Nymeria (see all)

1 comentario

  1. Como ya ha dicho ganar un Goya nunca es garantía de trabajo en este país. Sólo hay que ver el interminable número de grandes olvidados que existen en la categoria de actor revelación, por poner un ejemplo. De hecho creo que para autores como Alberto o Paco Roca la prioridad sigue siendo el medio escrito, y el cine una agradable anécdota que siempre es bienvenida cuando llega. Por cierto, ¿alguien que lea este comentario sabe en que salas o cines de Valencia podré ver ‘Psiconautas’?

    Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.