Remigio, la serie: Feo, fuerte e informal

¿Se puede partir de una premisa tan simple como las aventuras de un putero de mediana edad para crear una webserie de ficción? En su primera producción no pornográfica -a cargo de Perroflauta ProduccionesNatxo AllendeTorbe‘ transpira el mismo espíritu guarro, obsceno y deliberadamente casposo de los primeros cortometrajes de Santiago Segura en Evilio (1992) y Evilio vuelve:El Purificador (1994). El croquis argumental de Remigio no se separa mucho del empleado por Perturbado, tercer trabajo de Santiago Segura que le valió su primer Goya hace más de veinte años.

Perturbado (1993)

mercado-global-productos-servicios-integrados-compressor-1

Remigio (2015)

DSC0095

Remigio es un pervertido sexual que regresa al hogar materno tras desaparecer hace 10 años cuando se fue a comprar pan, ha vuelto a casa y ahora siente continuos deseos de follar. Su día a día consiste en vagar entre descampados y parques llenos de mendigos y prostitutas, matando el tiempo con su mejor amigo Monchito mientras intenta saciar su sed de sexo sin rascarse demasiado el bolsillo. Porque a Remigio no le interesa conquistar a las mujeres, a Remigio lo que de verdad le gusta es irse de putas.

Sara Van Tassel es Puri

sara2 SVT

La insistencia machacona de Torbe por recrearse en lo repulsivo genera tanto repelús como complicidad en torno a su principal dogma, conseguir que la dentera y el asco dejen de ser un problema para convertirlos en un gag. Y funciona. La gracia de Remigio estriba básicamente en dotar de un tufo jocoso a lo desagradable, encumbrar lo rancio y transformar la mugre en un mecanismo de humor bastante marciano.

Bisbal y Remigio, dos hermanos que se reencuentran…

bisbal2

La principal pega a Remigio llega tras el lapso de los 3 o 4 primeros capítulos. El gurú del porno freak se muestra como lo que es, un debutante incapaz de trenzar algo parecido a un argumento o una trama que se aguanten por sí solas sin recurrir a la manoseada y repetitiva escatología. Sus bromas se nutren de la necesidad primigenia -y tan autóctona en este país- de reírnos de las taras físicas y minusvalías de los feos.

REMIGIO_EP07_05-700x394

No es una película, no son sketches, ni siquiera es una serie de verdad. Remigio es un cúmulo de chistes de trazo grueso hilvanados en una torpe historia de herencias ocultas, ancianas travestidas, curas pajilleros, conspiraciones reptilianas y un joven obeso empeñado en convertirse en el nuevo David Bisbal.

REMIGIO_T1x01_Foto_11-700x394

No voy a negar que se me ha escapado la risa floja con un par de ocurrencias. Debo ser de esa clase de tipos que disfrutan y recelan a partes iguales con este tipo de subproductos que acaban convirtiéndose en un placer culpable. De hecho hasta me atrevería a recomendar sus cerca de 90 minutos completos de duración para uno de esos días en que necesitas vaciar la cabeza de la realidad mofándote de los defectos ajenos.

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.