64 Festival de San Sebastián – Días 3 y 4

Estos dos días de festival nos han dejado una buena tercera jornada con una de las obras que más han dividido al público del festival y un cuarto con varias interesantes propuestas.

Esta primera y controvertida película es ‘Nocturama‘, la nueva obra de Bertrand Bonello, uno de los directores franceses más prometedores del momento. Es una obra pretendidamente superficial y frívola, y esta frivolidad en un tema como la de los atentados terroristas en un país como Francia puede escocer a algunos. En mi caso, no me entusiasmó esta película, pero tampoco la odié ni su punto de vista banal me pareció ofensivo. Mis razones para quedarme indiferente son sobre todo por razones estilísticas del autor, ya que a pesar de que su anterior ‘Casa de tolerancia’ me gustara, en esta película no noto que su estilo case con sus intenciones, creando una primera mitad interesante en su forma pero a la que le cuesta avanzar, y una segunda mitad que llega a alcanzar el ridículo total.

Como ya he dicho antes, frivolizar sobre un tema tan duro para crear un drama sobre adolescentes no me parece un problema. En todo caso, su puesta en escena y sus cambios de tono son lo que me termina resultando molesto.

 

nocturama

Más tarde asistimos al debut de Johannes Nyholm en el largometraje con ‘The Giant‘, un drama centrado en la discapacidad con un punto de partida rocambolesco: un hombre deforme que vive en una institución para discapacitados necesitado de una figura materna y que juega un campeonate internacional de petanca. Todo esto mientras hay confusas apariciones de un gigante de 60 metros.

Esta idea podría haber dado para situaciones interesantes en cuanto a la ridiculización de estigmas sociales frente al deporte y la discapacidad. En cambio, no deja de ser un drama sensiblero que apela tristemente a la compasión del espectador para crear empatía. Nyholm, que usa un estilo visual presumiblemente feo, desaprovecha las cualidades que ya mostró tener en sus anteriores cortometrajes, y no consigue darle una identidad reconocible a su ópera prima.

 

795f87dc34706ead4cbf4e4c4df87877_original

Tras esta vimos ‘On the Milky Road‘, la nueva obra del excéntrico director serbio Emir Kusturica. Con uno de los comienzos más divertidos e interesantes de este año, la película acaba en balde en cuanto encuentra un rumbo fijo que seguir. Los primeros 30 minutos de metraje son pura libertad creativa y extravagancia, con un Kusturica desatado en la dirección y poniendo toda la carne sobre el asador con ideas disparatadas que funcionan milagrosamente. Y una vez mostrado todo el potencial del que dispone, se encierra en una trama romántica soporífera que destruye toda la experiencia creada hasta ahora, para volver a su máxima expresión demasiado tarde para que no se sienta ya infinitamente ridículo e impostado.

 

EMIR KUSTURICA_ Bosnia i Herzegovina 2013

 

Al día siguiente asistimos al pase de ‘Que Dios nos perdone‘, segundo largometraje de Rodrigo Sorogoyen, tras su interesante pero irregular ‘Stockholm’. ‘Que Dios nos perdone’ marca la incursión de Sorogoyen en el thriller policíaco, y por suerte con bastante fortuna. Además de poseer todas las cualidades que se le pueden pedir a un thriller (ya sea frenetismo, una investigación interesante o un clímax potente), consigue construir una pareja protagonista compleja -magníficos Antonio de la Torre y, sobre todo, Roberto Álamos- y una atmósfera, la de la ciudad de Madrid en pleno JMJ de 2011, impecable. Sorogoyen está especialmente inspirado detrás de las cámaras, rodando con un nervio y un criterio dignos de un director a punto de alcanzar su madurez creativa, con un magnetismo visual que se mantiene durante las 2 horas de duración, que acaban haciéndose cortas.

 
30

 

La región salvaje‘ de Amat Escalante fue la siguiente película a ser visionada en el festival. Con un cambio temático total por parte de su director, que hasta ahora había rodado durísimos dramas sobre la pobreza y sus consecuencias en la México rural, ‘La región salvaje’, aún con elementos similares a los de sus anteriores películas, es más una película de ciencia ficción, o incluso de terror como el propio director afirmaba que intentaba lograr. Un alienígena oculto en una cabaña protegida por dos científicos, una pura metáfora de la sexualidad salvaje y primitiva de los animales, es el núcleo por el que todos los personajes se ven de una manera u otra relacionados. Por suerte, Escalante no se centra en seguir una línea argumentativa para explicar orígenes del monstruo, intenciones y demás, sino que deja que la obra gire en torno a los personajes, como si de un drama al uso se tratase pero añadiendo la hipnótica turbación que provoca y de cuya existencia se es consciente en todo momento. Un verdadero triunfo en la hasta ahora demasiado fría y desagradable carrera del autor mexicano, que usa de una potencia visual tremenda pero en mi opinión desaprovechada hasta esta obra.

La_regi_n_salvaje-401489940-large

 

Por último, ‘Porto‘ fue la floja obra con la que terminó la cuarta jornada. Con un desarrollo interesante en sus dos primeras partes y una actuación contenida de Anton Yelchin, la primera película de ficción de Gabe Klinger acaba reducida a un pastiche cursi y empalagoso en cuanto empieza su tercera y última parte. Sus diálogos son excesivamente artificiales, no consigo concentrarme en lo que la obra quiere expresar con más pena que gloria, las actuaciones de la pareja protagonista son irrisorias y acaba haciéndose eterna a pesar de durar 75 minutos. Klinger narra un folie-a-deux de una noche llevado a su paroxismo, de tal manera que acaba llegando al absurdo y a un desastre del que es difícil no reírse.

 

porto-mon-amour-2015-005-lucie-meets-anton-by-monument-at-night

Borja Aranda

Borja Aranda

"Me gusta recordar las cosas a mi manera. No exactamente como ocurrieron."
Borja Aranda

Latest posts by Borja Aranda (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.