¡Marchando una de terrores!

Se acerca la fecha favorita para los amantes de los buenos sustos, y como no podía ser de otra forma, hemos decidido que la mejor forma de celebrarlo es haciendo una selección de títulos que os puedan ayudar a ganar los debates sobre qué poner para esconderos debajo de la manta. Elegir película dentro de un género tan prolífico como el de terror no es cosa fácil, por lo que estamos seguros que os encontraréis con producciones que tal vez no sean de vuestro agrado, o creáis que faltan muchas otras, pero uno de los objetivos principales era elaborar una lista variada con nombres capaces de satisfacer, en mayor o menor grado, a todo el mundo. Esperamos que os sea de ayuda, y si os apetece colaborar con la causa y añadir alguna película, no os olvidéis de dejarlo anotado en los comentarios. ¡Que no se os atraganten las palomitas!


31 (2016, Rob Zombie)

31El señor Zombie levanta pasiones y odio por igual, pero si una cosa está clara es que ninguna de sus películas dejan indiferente a nadie. 31 es su última obra, una producción que se realizó gracias a las donaciones obtenidas tras un par de campañas de crowdfunding, y en la que realiza no solo un pequeño homenaje al género de terror, sino que también sirve como pseudo-parodia (con un humor bastante negro) de las historias de asesinos en serie y “juegos mortales”. Un grupo de viajeros son secuestrados y obligados a participar en un macabro divertimento llamado “31”, donde tendrán que hacer frente a una serie de psicópatas de lo más variopinto y luchar así por sobrevivir. No se toma en serio a sí misma en ningún momento, motivo que la convierte en un producto bastante entretenido.


La invitación (2015, Karyn Kusama)

La directoria de las olvidables Aeon Flux y Jennifer’s Body nos regala uno de los mejores thrillers de los últimos años. Una película con un ritmo lento pero constante, que se mete debajo de tu piel poco a poco y consigue que no dejes de chirriar los dientes gracias a un guión y dirección soberbios. Will acude con su novia a una cena de reencuentro organizada por su ex-pareja y a la que asisten viejos amigos. No hay sobresaltos ni sustos baratos, pero la sensación de malestar e inquietud no dejará tu cuerpo hasta terminados los créditos. Cuanto menos sepáis sobre ella, mejor.


todavia_estamos_aqui

Todavía estamos aquí (2015, Ted Geoghegan)

Esta obra de Ted Geoghegan entra también en el saco de “mírala sin saber nada”. Un primer vistazo puede dar la sensación de que se trata de otro homenaje al cine de terror de los ochenta, pero Todavía estamos aquí es más que eso. Con un ritmo pausado va construyendo la típica historia de “familia se muda a casa encantada”, para terminar desmelenándose y tirar la propia casa por la ventana con un clímax que hará que te explote la cabeza. Una delicia mortalmente divertida que en su corta duración, apenas llega a la hora y 20 minutos, no malgasta un solo segundo de tu tiempo.


Expediente Warren: El caso Enfield (2016, James Wan)

James Wan ha conseguido algo que muy pocos ha logrado: ofrecer una secuela de una película de terror que iguala, cuando no supera, a su antecesora. Algunos la han acusado de abusar de la ya famosa trampa de la subida de volumen y el cambio de plano repentino; nada más lejos de la realidad. Los incontables sustos no son más que el boom final de secuencias rodadas con maestría que juegan con el espectador y terminan atacándolo cuando menos se lo espera. Sin duda alguna estamos ante una de las mejores producciones del género de los últimos años.


The Babadookbabadook (2014, Jennifer Kent)

La señorita Kent nos ofrece con The Babadook una experiencia escalofriante y muy personal. Una madre y su hijo tienen que luchar contra la presencia de un ser misterioso que empieza a acecharlos allá a donde van. Una dirección espléndida, un guión muy trabajado y una maravillosas interpretaciones consiguen que esta pequeña joya se quede grabada en tu memoria. La próxima vez que alguien pique a la puerta 3 veces, te lo pensarás un poco antes de abrir.


Halloween III: El día de la bruja (1983, Tommy Lee Wallace)

El director de IT nos ofrece una de las películas de terror que más rechazo injustificado han recibido. Esta tercera parte de la saga del mítico Michael Myers tiene una particularidad: no cuenta con la presencia del asesino de la máscara blanca. Halloween III fue el primer y último intento de convertir a la franquicia en una serie de películas independientes de terror unidas por el único motivo de estar ambientadas en el día de los muertos. Una extraña a la par que divertida tercera entrada dentro de la franquicia, que merece un poco más de cariño por parte de los espectadores.


En la boca del miedo (1994, John Carpenter)

boca_del_miedoEl maestro Carpenter no podía faltar a la cita. De su extensa filmografía hemos decidido seleccionar este largometraje protagonizado por Sam Neill por una sencilla razón: es endiabladamente entretenida. En la boca del miedo recoge elementos e influencias de todas partes, siendo la más evidente las obras escritas del otro maestro H.P. Lovecraft, para mostrarnos un viaje hacia un abismo de absoluta locura y demencia. Uno de los muchos grandes clásicos del director neoyorkino.


Phenomena (1985, Dario Argento)

Otro maestro al que no podíamos dejar fuera. Phenomena es una de las producciones más extrañas (que no es poca cosa) dentro de la filmografía del director italiano. Con una historia que tiene una premisa similar a la de Suspiria, una jovensísima Jenniffer Connelly se dispone a desentrañar los misterios que se ocultan detrás de una serie de brutales asesinatos cuyas víctimas han sido estudiantes de su internado. ¿Cómo? Utilizando sus poderes psíquicos que le permiten comunicarse con insectos. Por si esto fuera poco, la banda sonora mezcla a Goblin, colaboradores habituales del director italiano, con temas de Iron Maiden y Motörhead. Casi nada.


La maldición (2002, Takashi Shimizu)

Justo antes de que la “niña muerta de pelo largo negro” dejara de convertirse en un símbolo del terror oriental para pasar a ser casi una parodia del mismo, Takashi Shimizu nos regaló la que es una de las películas más recordadas, y mejor valoradas, de esa ola de terror asiático que vivimos en la década del 2000. Esta Maldición, que más tarde recibiría el correspondiente tratamiento occidental en un remake americano que, para sorpresa de muchos, es bastante efectivo, es una auténtica joya del género que ofrece escalofríos y sustos a partes iguales además de una estructura narrativa poco habitual dentro del género.


noche_muertosLa noche de los muertos vivientes (1968, George A. Romero)

“El padre de los zombies” asentó las bases del género y de los propios muertos vivientes con esta temprana película de terror que su estreno recibió palos por todos lados. Las quejas se centraron por la excesiva violencia gráfica y el hecho de que por aquel entonces la película no recibió ninguna calificación por edad, lo que llevó a que muchos niños fuesen a verla y saliesen aterrorizados de las salas. Por más que intentaron derrumbarla, esta ópera prima consiguió salir adelante y con el paso de los años se ha terminado convirtiendo en un clásico que continua siendo un punto de referencia hoy en día.


Pesadilla en Elm Street (1984, Wes Craven)

Wes Craven nos regaló muchos títulos atemporales, pero sin duda alguna uno de los más importantes es esta primera aventura que presentaba al asesino de la camiseta a rayas y cuchillas por dedos. El mítico Freddy Krueger suponía una vuelta de tuerca a la figura del asesino en serie típico de los “slashers”, y aunque en posteriores entregas su imagen se acercó más a la del humor negro y la autoparodia, su primera aparición resulta absolutamente terrorífica. Un clásico con todas las letras que nos ofrece unas cuantas escenas capaz de poner los pelos de punta.


Tú eres el siguiente (2011, Adam Wingard)

tu_eres_el_siguiente

Cerramos la lista con una de las mejores producciones de la actual década. Tú eres el siguiente es una auténtica delicia que empieza siendo la típica película de asesinos enmascarados, para terminar quitándose la careta y dejando que la locura invada la pantalla. Con un ritmo endiablado, la película acelera sin parar en ningún momento, ofreciendo nuevas situaciones y giros que la convierten en una montaña rusa que te hace saltar de la butaca y reír a partes iguales.


Si con eso no tenéis suficiente, podéis echarle un vistazo a nuestras recomendaciones del año pasado.

Lucas Di Rado

Lucas Di Rado

"O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un informático."
Lucas Di Rado

Latest posts by Lucas Di Rado (see all)

1 comentario

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.